jano y el ornitorrinco

01/07/2013

WordPress me envía un mensaje para decirme que el blog cumple 2 años. Hace un año, con motivo del primer aniversario, escribí un post que hacía un balance cuantitativo, cualitativo y geográfico de la vida de un blog que sinceramente no pensaba que iba a llegar a cumplir un año. Y menos aún que llegaría al segundo aniversario.

Muchas cosas han cambiado desde ese 28 de junio de 2011 cuando el ornitorrinco apareció en el mundo virtual. Y creo que en ese tiempo nunca he explicado convenientemente su origen, y sobre todo, el porqué de su nombre.

Todo empezó en una práctica de un curso sobre redes sociales que hice en mi anterior trabajo. Hoy, dos años después, ese trabajo no permanece pero el blog sí. La práctica era muy sencilla: había que registrar un blog, escribir un artículo y compartirlo con el resto de los compañeros del curso. Hasta ese momento nunca me había planteado escribir un blog y el hecho de tener que crear uno para una práctica de un curso tampoco me parecía la manera más segura de que tuviera continuidad en el tiempo.

Sin embargo, ya que me ponía me pareció buena idea ponerle un nombre original pero a la vez simbólico. Informal en la forma pero serio en el fondo. Por si acaso me daba por continuar escribiendo después de acabar el curso…

Pensando en el nombre me acordé de un texto que leí en mi época de estudiante de sociología: ‘Jano y el ornitorrinco: aspectos de la complejidad social‘, de Ramón Ramos Torre. El texto era un capítulo de un libro colectivo titulado ‘ Complejidad y teoría social‘, y que estaba coordinado por Alfonso Pérez-Agote e Ignacio Sánchez de la Yncera. Este último era profesor mío en la carrera y fue él quien nos recomendó su lectura.

El autor del texto utiliza una doble metáfora para tratar la complejidad social: Jano y el Ornitorrinco.

Jano es un dios romano, representado con dos caras, una mira hacia delante (el futuro) y otra hacia atrás (el pasado), una imagen que incluye dos realidades heterogéneas e incompatibles. Una cara es el mundo conocido, hecho y determinado del pasado, y otra es el desconocido, incierto y posible en el futuro. Jano es la imagen de la ambivalencia.

El ornitorrinco, por su parte, es un mamífero semiacuático; con un hocico semejante al pico de un pato, patas de nutria y cola de castor. Es mamífero pero pone huevos en vez de parir crías vivas. Para mayor desconcierto resulta que es venenoso, algo insólito en un mamífero. Animal contradictorio que rompe los esquemas de la zoología.

No hay, por tanto, animal más sociológico que el ornitorrinco. Y no hay imagen más sociológica que la del dios Jano con sus dos perfiles. Ambos, Jano y el ornitorrinco, están representados en este blog desde hace dos años.

PD. Jano en latín es Ianus. Por si os preguntáis por mi nick en twitter.

Anuncios

la fábula del ornitorrinco

11/03/2013

Andaba yo la semana pasada buscando un regalo para Cierta Persona. La casualidad había querido que la fecha de su cumpleaños coincidiera con la fecha de mi despido, así que era una sensación un tanto extraña.

A Cierta Persona le encanta leer, por lo que, como en años pasados, sabía qué le iba a regalar (un libro), pero me faltaba elegir cuál. Estaba curioseando entre las estanterías de la librería cuando la portada de uno me llamó la atención. No conocía al autor y el título tampoco me decía nada. Sin embargo la ilustración de portada hizo que, obviamente, me fijara en él: era un ornitorrinco.

Albert de Adelaida - HOWARD L. ANDERSON

Lo cogí para ver cuál era su argumento y me encontré con la siguiente sinopsis: ‘Albert es un pequeño ornitorrinco que se ha fugado del zoo australiano de Adelaida para ir en busca de una legendaria tierra prometida en la que poder vivir en paz y libertad. Su particular odisea le llevará al desértico y hostil interior del país, donde la fauna que lo habita no se muestra tan acogedora como Albert la imaginaba. Sin embargo, no todo son dificultades para Albert, que encontrará en su camino algunas ayudas inesperadas’.

Salvando las distancias me vi identificado en Albert: yo también soy un ornitorrinco que, aunque no por voluntad propia, ha tenido que abandonar el zoo laboral en el que llevaba varios años. Yo también soy un ornitorrinco que acaba de empezar la búsqueda de una nueva reserva laboral en la que poder recobrar la tranquilidad y la estabilidad perdidas, y que, dada la situación económica actual, se enfrenta al desempleo como un territorio hostil y poco acogedor. Sin embargo, yo también soy un pequeño ornitorrinco que espera hacer la travesía del desierto laboral de la mejor manera posible…

Quizás sea algo así como la fábula del ornitorrinco.

La cuestión es que finalmente compré el libro. Ahora solo espero que a Cierta Persona le guste… Y que me diga cuál es la moraleja de la fábula.

PD. No es el primer libro con un ornitorrinco en portada que se ha editado. Hace unos años se publicó ‘Platón y un ornitorrinco entran en un bar…. La filosofía explicada con humor’.

https://soyunornitorrinco.files.wordpress.com/2011/07/platon_y_ornitorrinco.jpg

Si les interesa se lo puedo prestar.


el ornitorrinco cumple un año

28/06/2012

¡Cómo pasa el tiempo, oiga!

Parece que fue ayer, y ya ha pasado exactamente un año desde aquel 28 de junio de 2011 en el que el ornitorrinco se adentraba en el mundo blogeril.

Buen momento para hacer balance de este primer año de vida del ornitorrinco en en el mundo virtual.

Los grandes números del blog son los siguientes:

Número de posts (sin incluir este): 180

Número total de visitas (hasta hoy): 7.686 (una media de 21 diarias)

Visitas en el día más activo: 113, el 29 de marzo de 2012 (día de la Huelga General)

Número de comentarios (incluyendo mis respuestas): 180

La temática de los posts ha sido variada aunque con tres ejes más o menos estables: política, sociología y música. En momentos puntuales han podido versar sobre otros temas pero de manera muy residual. También han sido tratados con más o menos seriedad. Y también, por supuesto, con más o menos acierto.

En este año los posts más visitados han sido los siguientes:

diccionario de competencias laborales (es también el post con más comentarios)

la comunicación no verbal de rajoy

técnicas de investigación social

el ornitorrinco ya está aquí

políticas inactivas de empleo

manifestación del 29M en zaragoza

la mala educación

cuando éramos ricos

la boda del siglo… y medio

29m: huelga general

Entre los posts más visitados no hay ninguno de las ‘canciones de la semana‘, y eso que han sido 43 semanas, con un total de 86 grupos/cantantes (sin repetición). Se puede consultar el listado aquí.

Desde el 25 de febrero de 2012 se puede saber desde donde se ha accedido al blog. El mapa resultante es el siguiente:

Bueno, Europa y Sudamérica las tengo bastante controladas pero me quedan algunas zonas por conquistar. En África, Asia y Oceania el ornitorrinco es un auténtico desconocido.

Pero, ¿cómo llega la gente al blog desde tan dispares localizaciones? Pues ni idea. Y menos viendo algunas palabras clave para buscadores desde las que la gente ha entrado en el blog. Me quedo, por estrafalarias, con las siguientes (escritas literalmente tal y como aparecen en el archivo):

rajoy cabron

xabi alonso barba

alquileres vivi gonzales

camisetas con logos raros

boca abierta perfil

procesion virgen usain bolt encabrita

fotos de valencianas guapas

cartel electoral ciu

gafas de sol con nariz

gente con lengua afuera

rapero con la boca abierta

flequillo ladeado

actos voluntarios parte 2

cabras con la lengua fuera

frases dedicada a un amigo de la mili

reparar patillas gafas

anciano con gafas

votar al pp pues ahora jodete

abisme el sarraceno

por qué no se permite que los tecnicos de prevencion sean profesionales liberales

paloma conferencia de paz

gordos con lengua fuera

el inutil todos los capitulos

las mujeres de belloch

los libros escribidos por platon

susto+muerte+rajoy+rubalcaba

shigiane

دولار

la cospedal me pone

como recortarse la barba

ornitorrinco con playera de real madrid

eslogan de venta de una casa

en+qué+se+diferencia+la+sanidad+de+un+ornitorrinco

patricia conde 2012

agencia modelos rellenitas

extraños comportamientos

don’t sit down ‘cause i’ve moved your chair jugador de futbol

mi proyecto esta aqui

la locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando resultados diferentes. todos estamos locos pero en momentos diferente

Y todos ellos se encontraron con el blog del ornitorrinco. A todos ellos, desde aquí, pido disculpas porque dudo mucho que encontraran en este blog lo que estaban buscando.

En fin, estas son algunas de las cosas que han pasado por este blog en su primer año de vida. Veremos lo que le depara el futuro…

¡¡¡HAPPY BIRTHDAY MR. (PRESIDENT) ORNITORRINCO!!!

… ¡¡¡LARGA VIDA AL ORNITORRINCO!!!

PD. Sigo esperando pacientemente a que cierta persona escriba algo para mi bio.


síguenos en twitter

16/09/2011

Si al comienzo del verano me hubieran preguntado por dos personas que creía que nunca iban a tener cuenta en twitter, probablemente hubiera contestado que yo mismo y Mariano Rajoy. Al final del verano esta predicción se ha demostrado del todo errónea.

¿Por qué pensaba así? Pues porque Rajoy y yo nos parecemos. Ambos somos gente seria. Reflexivos. Poco dados a las florituras. Rigurosos analistas de la sociedad. A los dos nos gusta el fútbol. Todo eso, pensaba, era incompatible con tener cuenta en twitter.

Tengo que reconocer que fui yo el primero en caer en la contradicción: el 18 de julio. Rajoy ha tardado casi dos meses más: el 15 de septiembre. Ya somos dos twitteros más. En mi caso, por aburrimiento. En su caso, porque se acercan elecciones generales. Ambas razones justifican sobradamente el cambio de actitud.

Mi primer tuit fue, en respuesta a otro, el siguiente: “Einstein decía que la locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados. ¿Estamos locos?“. Fue retwitteado. Por una persona conocida… he de admitir. Desde ese primer tuit, unas decenas más de aportaciones en relación a formación, empleo, política… y otras cuestiones de mayor importancia.

Rajoy rompió el hielo twittero con el siguiente mensaje: “En el AVE llegando a Barcelona. A pesar de mi inexperiencia estreno con ilusión mi Twitter en el que cuento con todos. MR“. Fue rettwiteado más de 100 veces. Bajó un poquito el nivel en el segundo tuit: “Gracias por esta gran acogida. De regreso a Madrid. Tengo reunión con Tajani, VP y Com. europeo de Industria y Emprendimiento. MR“. Solo 65 retwitts. En el tercer tuit volvió a contraatacar: “Coincido con Santiago Segura y Julio José Iglesias en el avión. Recordamos cuando asistí a la presentación de Torrente 3. MR”. De nuevo más de 100 retwitts. Como parecía broma, en el cuarto tuit dejó constancia fotográfica. Más de 100 retwitts.

No seré yo quien de lecciones de twitter a nadie, y habrá que esperar a ver cómo son los futuros tuits, pero sí que esperaría un mayor nivel e interés en las aportaciones del que aspira a ser presidente del gobierno de España.

En mi caso puedo mantener el modesto nivel de mis comentarios ya que mis aspiraciones profesionales son también modestas. De momento no aspiro a ser presidente del gobierno de España. Sólo de momento. Quién sabe.

No hagas como yo, y sigue a Rajoy en twitter: @marianorajoy

No hagas como Rajoy, y sigue al ornitorrinco en twitter: @ornitorrincosoy


el ornitorrinco ya está aquí

28/06/2011

El ornitorrinco da un paso adelante y se adentra en el mundo virtual.

En el mundo real soy una persona que carece de todo sentimiento de simpatía hacia cualquier ser vivo que no sea humano, de ahí mi nombre. El ornitorrinco es el animal que más se parece al ser humano: es extraño, raro, heterogéneo y, según la wikipedia, puede liberar un veneno capaz de producir un dolor intenso a los humanos.

Mi simpatía hacia el ser humano me llevó a querer estudiar algo en que éste fuera el protagonista. Igual que el ornitorrinco es una mezcla de pato, castor y nutria; el ser humano es una mezcla de componentes físicos, psíquicos y sociales. Desestimé los componentes físicos, ya que no quería ser ni médico ni veterinario; y los psíquicos porque tampoco quería ser psicólogo. Me decanté, pues, por los componentes sociales y estudié Trabajo Social: empecé la carrera sin saber que era eso del trabajo social y tres años después, cuando me gradué, seguía sin saberlo.

No era la mejor forma de buscar trabajo, por lo del objetivo profesional claro y esas menudencias, aunque he de reconocer que a lo largo de los tres años fui teniendo indicios de sí realmente había acertado con mi elección: era de los poquísimos de la clase que no era (ni tenía intención de ser) monitor de tiempo libre, no era (ni tenía intención de ser) voluntario en una ONG, y creo que fui el que sacó la nota más baja en el proyecto de prácticas de 3º (las palabras textuales de la profesora fueron: “te he puesto un 5 por no suspenderte”). Mientras mis compañeros hicieron proyectos de colonias urbanas, rurales e incluso cósmicas para niños, residencias para la tercera edad, programas de inserción y reinserción (todas las veces que hicieran falta) de colectivos en situación de riesgo, vulnerabilidad, y no sé cuántos estratos más de urgencia social; mi proyecto trató sobre el perfil personal, familiar, social y laboral del paciente del Servicio de Psicosomática del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, ya que hice las prácticas en el servicio de psiquiatría de ese hospital. Preparé mi cuestionario a pacientes y mis guiones de entrevista a psiquiatras, personal de enfermería y trabajadoras sociales de servicios de salud mental externos. En definitiva mi proyecto no era de intervención social sino de investigación social. El futuro estaba claro: tenía que ser sociólogo. Así que me fui a estudiar sociología a la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

La que no lo tenía tan claro era mi madre, que tras tres años sin saber que decir (porque yo era incapaz de explicárselo), cuando alguna vecina le preguntaba qué estudiaba su hijo pequeño, y se limitaba a responder que “algo social en Zaragoza”; a partir de ese momento, y ante la misma pregunta, en un alarde de concreción y precisión, respondía sin temor a equivocarse que “algo social en Pamplona”.

A finales del verano de 2000 me convertí en licenciado en sociología, un año después (finales de verano de 2001) una civilización en forma de aviones chocó contra otra civilización en forma de torres, y el orden mundial cambió; y desde principios del verano de 2005 trabajo en una consultora de formación en Zaragoza, e intento poner en práctica lo que aprendí en la carrera.

La premisa fundamental es que la sociedad es como un ornitorrinco: extraña, rara y heterogénea.