de fiesta con kakkmaddafakka

17/11/2013

No son muchos los grupos internacionales que se dejan ver por Zaragoza, así que cuando viene uno hay que aprovechar la ocasión. Y más si ese grupo es Kakkmaddafakka.

El concierto estaba anunciado a las 21:30 del jueves 14 en la sala Explosivo! La cuestión es que a esa hora el grupo entraba a cenar en un bar próximo a la sala donde nos encontrabamos también cenando algunas personas que ibamos  asistir al concierto. La gente aprovechó la oportunidad para hacerse fotos con los miembros del grupo ante la sorprendida mirada de otros clientes que se preguntaban quienes eran esos jóvenes rubios y blancuzcos con los que la gente se fotografiaba. Después de cenar el grupo enfilaba el camino de vuelta a la sala y tras ellos los que allí nos encontrábamos.

Ya en la sala el concierto no defraudó. Los noruegos se lo pasan bien en el escenario y lo saben contagiar al público. Salieron de uno en uno añadiendo instrumentos a una intro que enlazó con “Touching”, la primera canción. Y la gente empezó a bailar. Y no dejó de hacerlo hasta el final.

Vídeo: ivansanlam

El escenario se les quedaba pequeño, y no solo porque fueran ocho (seis músicos más los dos coristas), sino porque lo llenaban bailando y gesticulando con coreografías específicas para cada canción. Los temas se enlazaban sin solución de continuidad y sin dar un segundo de respiro al público.  Cuando paraban hablaban con la gente y pedían acompañamiento en los coros y en las coreografías.

Y así fueron sonando canciones de su primer disco como “Restless”, “Your girl”, “Make the first move”, y canciones del segundo como “Young”, “Someone new”, “Forever alone” o “No song”. Todas ellas caracterizadas por sus alegres melodías y continuos coros y ‘uuhhhsss’ que hacían las delicias del público en un ambiente de fiesta constante.

kakkmaddafakka_zaragozaFoto: Roberto Ruiz Herrera

Y para cerrar el concierto una versión bizarra del “Bailando” de Paradisio y dejar al público agachado para preparar el último salto con “Drø sø”.

Visto lo visto, ¿quién se atreve a decir que los escandinavos son fríos y sosos?

Anuncios

canciones de la semana (16)

13/11/2011

Esta semana he descubierto un grupo. Uno de esos grupos que cuando los descubro me dedico a escuchar sus canciones compulsivamente: en casa, en el autobús o en el trabajo. Se llaman Army Navy. Los descubrí por el primero de los vídeos. La canción está muy bien y el video está gracioso. ¿Qué más se puede pedir a una canción? Pues que el resto de canciones que la acompañan en el disco estén igualmente bien. Y esto pasa con  ‘The Last Place‘, el segundo disco de la banda que es una maravilla. Igual que ocurre con el primero, que se llama como el grupo, ‘Army Navy‘ y que es otra maravilla. Un puñado de preciosas canciones. De esas canciones con melodías energéticas y guitarras cristalinas. De esas canciones de power pop para guardar. De esas canciones que nunca salen en las radiofórmulas.

Los del segundo vídeo son un (numeroso) grupo noruego que, además de ponerse un nombre impronunciable que si lo pronuncias lentamente te descubres insultando al que tienes delante, hacen un pop optimista, divertido, bailable y que invita a pasárselo bien. Para venir de Noruega y con la que está cayendo, no es poco. La canción aparece en su segundo disco, ‘Hest‘, el primero con distribución internacional. El vídeo, con esos rubiales blancuchos en el gimnasio y con ese look setentero, hace que me acuerde de la película ‘Déjame entrar’ (la original). También me recuerda una de mis máximas: “El deporte embrutece”.

Army Navy – Ode to Janice Melt

Kakkmaddafakka – Restless