emergencia social

14/06/2013

Hace unos años, no muchos, el concepto de desnutrición infantil nos devolvía la mirada, a través de la televisión, de un niño africano desnudo y con el vientre hinchado por la mala alimentación. Hoy, nos devuelve la mirada de un niño andaluz, catalán, canario o valenciano que necesita ir al colegio más para comer que para aprender.

Hace unos años, no muchos, se hablaba de la alimentación de los escolares poniendo el énfasis en los problemas de obesidad infantil provocados por una mala alimentación. Hoy, se sigue hablando de la mala alimentación de los menores pero porque la presencia de niños malnutridos es una realidad en las escuelas.

Hace unos años, no muchos, se alternaban periodos de trabajo y paro y los momentos de transición eran compensados con los ingresos de la prestación por desempleo. Se afrontaba la situación y la vida se planteaba en una dicotomía laboral de ocupado-parado donde los periodos sin ningún tipo de ingresos no solían ser largos. Hoy, cada vez hay más personas que agotan la prestación y los posteriores subsidios por desempleo y se ven abocados a una existencia sin ingresos y, lo que es peor, sin perspectivas de reinserción laboral. Abocados a un futuro ciego. Muy negro.

Hace unos años, no muchos, había pobres en las calles de las ciudades españolas. Eran transeúntes, personas que vivían al margen de la sociedad en el mismo centro de las ciudades. Eran identificables por su aspecto, por su mal aspecto, y otros transeúntes, personas que transitaban por la calles, se apartaban de su camino para no cruzarse con ellos. Hoy, sigue habiendo pobres en las calles. Más. Muchos más. Sin embargo, ya no todos son tan identificables. El perfil del pobre ha cambiado y personas que hace pocos años pertenecía a la clase media, hoy están en la parte más baja de la sociedad. Y ese descenso al infierno les avergüenza.

Hace unos años, no muchos, las personas que no tenían casa y vivían en la calle eran los ‘sin techo’. Vivir en la calle era la máxima expresión de pobreza y exclusión social. Eran personas solo con presente porque el futuro ni se lo planteaban. Hoy, las personas pierden sus casas y se encuentran de la noche a la mañana prácticamente en la calle: son los desahuciados. Personas que tenían un presente pero que ya es pasado y abocados a un futuro de incertidumbre y deudas con el banco.

La situación en España se ha degradado tanto en los últimos 5 años que se comienza a hablar de emergencia social. Es una realidad tan visible que ciega. Y esa ceguera parece que paraliza a los partidos políticos, incapaces, una vez más, de actuar de manera conjunta ante un problema nacional de tal envergadura que no debería formar parte de la disputa partidista. Se requieren medidas inmediatas y, sobre todo, eficaces.

Nos enredamos en debates y diatribas sobre el paro, la pobreza y la desigualdad cuando deberíamos hablar de parados de larga duración sin ingresos, de pobres en situación de exclusión social y de personas en situación de desigualdad de oportunidades. En una palabra: hablar de personas. De personas pobres en dinero pero ricos en dignidad. Por justicia social.

Por cierto, ¿se han fijado en que los asuntos de pobreza y hambre aparecen en la sección de ‘Sociedad’ y no en la de ‘Economía’ en los periódicos? ¿Acaso este aumento de la pobreza y del hambre no es una consecuencia más de la crisis económica? ¿Significa esto que las medidas para acabar con la pobreza quedan fuera de la política económica? Pues eso tiene un nombre: caridad y beneficencia. Y suena muy rancio.

Anuncios

la etapa reina del paro

25/04/2013

No por esperada la noticia de los más de seis millones de parados en España es menos impactante. Las cifras son sencillamente catastróficas:

– 6.202.700 personas en paro.

– 27,16% de tasa de paro

– La tasa de paro juvenil llega al 57, 2%.

– Más de tres millones de parados llevan más de un año en el paro.

– Casi dos millones de hogares tienen a todos sus miembros en paro.

Solo hay tres comunidades autónomas con tasas de paro por debajo del 20% (País Vasco, La Rioja y Navarra), mientras que en Andalucía rozan el 37%. La imagen de las dos Españas en los datos del paro se perpetúa: lo más preocupante es que la situación en el norte es muy mala y en el sur, simplemente, dramática.

paro_CCAA

Hasta hace unos meses estábamos acostumbrados a ver la evolución del paro desde el comienzo de la crisis. En esos gráficos (en una suerte de perfil de final de etapa pirenaica del Tour), veíamos como el paro ascendía constantemente desde cifras por debajo del 8% en 2007 hasta superar el 20% a finales de 2010, y rozar el 25% a principios del 2012.

evolucion_paro_crisis

A mediados de 2012 superamos la tasa histórica de paro que hasta entonces se situaba en el 24’55% a comienzos de 1994 (con un número total de parados por debajo de los cuatro millones). Ese record nos obligó a aumentar la extensión del gráfico en su extensión temporal para ver la evolución del paro.

evolucion_paro

De esta manera podíamos observar como desde entonces (mediados de los 90), la tasa de paro en España fue descendiendo lenta pero constantemente (salvo un pequeño repunte en 2001 debido a un cambio en la metodología de cálculo), hasta llegar a la cifra histórica, esta vez por baja, del 7,95%.

Desde 1994 el paro en España descendía después de haber subido un puerto de primera categoría.

Si aumentamos la referencia temporal y observamos el gráfico del paro en España durante la época de la democracia observamos tres repuntes muy importantes: a mediados de los 80 y de los 90, y el momento actual de tasas record.

paro_españa_40años

La evolución del paro en España presenta el perfil de una etapa reina del Tour, el Giro o la Vuelta. Desde el inicio de la etapa (de la democracia) el paro va escalando hasta alcanzar una primera cima de 1ª categoría a mediados de los 80, para descender hasta los primeros 90 cuando comienza el ascenso al segundo puerto de 1ª categoría que se alcanza en 1994.

Desde mediados de los 90 se produce un descenso vertiginoso que nos llevará, con la explosión de la burbuja inmobiliaria, a los pies de la crisis a finales de 2007. Comenzamos en ese momento el ascenso al (de momento) último puerto que se está mostrando como de categoría especial,… y además parece no tener fin.

El mayor problema de este último puerto es que venimos de un valle relativamente bajo y ascendemos hasta una altura donde el oxígeno es cada vez menor y se hace muy difícil respirar.

En ciclismo las etapas reina pueden decidir el destino de las carreras. En economía la crisis y esta tasa de paro desorbitada también pueden marcar el destino de España. Y no es un destino halagüeño.


sin aliento

07/02/2013

Leer el libro ‘España, destino tercer mundo‘ de Ramón Muñoz, periodista de Economía de El País, es como un puñetazo en el estómago: te deja sin aliento. Más o menos como está la economía española.

Ramón Muñoz es un periodista de economía pero no es economista. No se trata por tanto de un texto académico trufado de multitud de tablas y gráficos ni saturado de referencias bibliográficas. Por supuesto que no estoy en contra de la proliferación justificada de datos ni de la literatura científica (sería imperdonable en un sociólogo), pero el libro se asemeja más a un largo reportaje periodístico que a un texto de ciencia social. Se trata, en definitiva, de una obra amena en la forma (apta para casi todo tipo de lector)… y demoledora en el fondo.

El título del libro es el mejor resumen del mismo: España se dirige cómoda y rápidamente, como si de un AVE de los muchos que surcan la península, hacia convertirse en un país del tercer mundo. Sobre todo se dirige rápidamente. Abandonen, según el autor, toda esperanza de un futuro distinto.

Y lo hace, eso sí, argumentándolo con datos que va presentando a lo largo de todo el texto y que le sirven de evidencias para justificar y probar tan nefasto futuro. Datos apocalípticos en tres apartados fundamentales: deuda impagable (de administraciones públicas, empresas y familias), tejido productivo con escaso valor añadido (fundamentalmente con un PIB y una ocupación industrial en retirada), y con un desempleo que roza los 6 millones de parados y que en el mejor de los casos alcanzará cifras estructurales muy superiores a las de los países avanzados.

El resultado en el corto plazo es el de una España sin clases medias y con un importante aumento de la pobreza que ya empezamos a percibir. El estado de bienestar es sostenible con una amplia base de clase media (que no necesariamente ganan el salario medio sino bastante menos), pero que en cualquier caso ha de ser muy numerosa para que con sus impuestos financien los servicios públicos. Esa clase media está formada por trabajadores. Si desaparecen los trabajadores cotizantes que sustentan ese bienestar y el estado debe asumir pagos de intereses de deuda cada vez mayores para financiar el déficit público, la ecuación solo puede dar como resultado la desaparición del estado de bienestar. Un país sin estado de bienestar es un país del tercer mundo.

Esta opinión del autor es catastrofista pero también coherente en el tiempo. En sus artículos de hace 4 años ya presagiaba una realidad muy parecida a la que ahora nos encontramos y que entonces parecía una exageración de un simple periodista. Frente a él prestigiosos economistas se han movido durante este tiempo en las previsiones más desacertadas y en las contradicciones más sonrojantes.

Frente a él también la opinión y declaraciones de los políticos siempre tan bienintencionados y optimistas a la par que tan partidistas y electoralistas, cuando no tan mentirosos. Ejemplos hay tanto por parte del PSOE (antes) como del PP (ahora): situaciones y medidas negadas hasta la saciedad por imposibles que se convierten en imprescindibles de la noche a la mañana, aunque enormemente dolorosas y perniciosas para el ciudadano. Por qué ahora iba a ser distinto se cuestiona el autor.

No hay salida: ni la sacrosanta austeridad de unos (que extenúa la economía), ni la divina providencia keynesiana de otros (imposible de financiar), ni la utopía de la verdadera izquierda (y su búsqueda de unicornios), aportan soluciones válidas para revertir ese destino.

La suerte está echada y, a juicio del autor, la sombra del corralito sobrevuela España como un buitre carroñero esperando que la economía española exhale su último aliento.

______________________________________________________________________________________________

El autor recomienda el documental: ‘1929 (La Gran Depresión)‘ de William Karel. Si les interesa pueden verlo haciendo clic en la imagen.

https://i0.wp.com/www.bizzentte.com/wp-content/uploads/2010/01/1929-La-gran-depresion.2009.jpg


el norte y el sur en las tasas de paro en españa

29/04/2012

El pasado viernes se publicaron los datos correspondientes al Primer Trimestre de 2012 de la Encuesta de Población Activa (EPA). Según estos datos el total de personas sin trabajo ha subido en 365.900 personas entre enero y marzo, lo que ha dejado el total de desempleados en 5.639.500, un nuevo máximo histórico.

Las previsiones no son precisamente optimistas. El propio Gobierno estima que en en 2012 se destruirán un total de 630.000 puestos de trabajo, y la tasa de paro alcanzará el 25%. Algunas previsiones más pesimistas no descartan que esa tasa de paro alcance el 26% en 2013, superando los 6 millones de desempleados.

En este primer trimestre de 2012 la tasa de paro ha alcanzado el 24,44%, el dato más alto desde hace casi 20 años, y roza el récord de 1994, cuando llegó al 24,55%.

Si observamos las tasa de paro de las distintas comunidades autónomas nos encontramos con un mapa de España muy interesante: mientras que la mitad norte del país presenta tasas de paro por debajo de la media nacional; la mitad sur y las comunidades insulares presentan tasas de paro superiores a la media.

La comunidad con menor tasa de paro es Euskadi con un 13,55%. En el extremo opuesto, Andalucía presenta la mayor tasa con un 33,17% de paro. Les separan 20 puntos.

Junto con Euskadi, solo otras cuatro comunidades presentan una tasa de desempleo inferior al 20%. Son: Navarra (16,34%), Aragón (18,38%), Cantabria (18,59%) y Castilla y León (19,30%).

En la mitad sur del país, además de Andalucía, otras dos comunidades autónomas presentan una tasa de paro por encima del 30%: Canarias con un 32,28% y Extremadura con un 32,05%.

El próximo mes de mayo se va a cumplir un año de la celebración de elecciones autonómicas en la mayoría de las Comunidades Autónomas (con excepción de las comunidades históricas: Andalucía, Galicia, Euskadi y Cataluña). Hace apenas unas semanas se celebraron elecciones en Andalucía y se volvió a votar en Asturias.

Tanto hace un año como hace unas semanas, en todas las campañas electorales el tema del empleo fue prioritario y todos los partidos ponían la lucha contra el paro en el primer lugar de sus esfuerzos una vez llegaran al poder.

Pues bien, es evidente que estos esfuerzos están lejos de dar sus frutos, ya que el paro no deja de subir, independientemente del color político del Gobierno autonómico. O dicho de otra manera: parece claro que el partido político que gobierne no es garantía de que la tasa de paro presente mejores cifras que las de otras comunidades gobernadas por otro partido.

Las comunidades con valores extremos, Euskadi con la menor tasa de paro, y Andalucía, con la mayor, comparten partido en el Gobierno, el PSOE.

Entre las otras cuatro comunidades con tasas de paro por debajo del 20% encontramos dos tipos de gobiernos autónomicos: UPN (partido regionalista) en Navarra, y PP en Aragón, Cantabria y Castilla y León. En Aragón y Cantabria se cambió el Gobierno en las últimas elecciones, ya que en Aragón gobernaba el PSOE y en Cantabria el Partido Regionalista de Cantabria. En el pasado, con gobiernos de otros signo político en estas dos comunidades autónomas las tasas dedesempleo también estaban por debajo de la media nacional.

En el sur del pais, en las comunidades con mayores tasas de desempleo también observamos diferentes colores políticos en los Gobiernos autonómicos. En las autonomías que están por encima del 30% de paro encontramos 3 partidos distintos: el PSOE en Andalucía, El PP en Extremadura (en las anteriores legislaturas gobernaba el PSOE) y Coalición Canaria en las Islas Canarias.

Comunidades como Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha y las Islas Baleares siguen presentando tasas de paro superiores a la media nacional independientemente de mantenerse en el poder el mismo partido, como ocurre en Valencia y Murcia con el PP; o de cambiar de partido como ha sucedido en Castilla-La Mancha y Baleares donde ahora gobierna el PP, después de haber estado en el Gobierno el PSOE.

En definitiva, la variable geográfica (norte-sur), parece tener una mayor relevancia a la hora de explicar las tasas de paro, que la variable política (los propios gobiernos autonómicos que gestionan la economía y las políticas activas de empleo).

En fin, quizás el sur de España necesite algo del norte… y no al revés. Al menos en lo que a tasa de paro se refiere.


desde la caverna (3): sobre la crisis y los peligrosos sindicatos

31/10/2011

Inmersos como estamos en la peor crisis económica de los últimos 80 años, que alcanza dimensiones mundiales y que no sabemos muy bien (ni siquiera los que dicen saber de ésto) cuánto más va a durar, desde la caverna todo es mucho más fácil de analizar y de solucionar.

Los culpables, dos: el Gobierno de Zapatero y los sindicatos, exaequo.

La solución, un tres en uno: la llegada al poder del PP, el desmantelamiento de Estado de Bienestar, y la carta blanca a los empresarios para que pongan este país como dios manda.

Además, aderezado todo esto con su verbo florido, su lenguaje educado y, por supuesto, su profundidad de análisis y rigor en las propuestas.

Vamos, pues, con el Top Ten del capítulo 3 de “Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna”:

3. LA CRISIS, TERRIBLE; LOS SINDICATOS, PEOR

“¿Por qué no convertir a España en un refugio fiscal? La ocasión, desde luego, es idónea”. Manuel Llamas, Libertad Digital, 08-06-2010

Refugio Fiscal. Turismo de España.

“El Gobierno no solo es la mafia legal, también es el peor gestor del mundo. Recuerde que sus ingresos solo provienen del expolio de la propiedad privada y del robo al ciudadano”. Jorge Valín, Libertad Digital, 11-03-2010

Es la nueva acepción de ‘impuesto’ en la nueva edición del Diccionario de la RAE.

“Eramos el culo de Europa y lo seguimos siendo. El euro es un cáncer de recto y metástasis generalizada”. Fernando Sánchez Dragó, El Mundo, 22-06-2010

Tratado de economía oncológica.

“Berlusconi será un zafio, un patán,un aprovechado, pero su gestión económica ha sido mejor que la de Zapatero”. Fernando Fernández, ABC, 16-12-2010

Por no hablar de sus velinas. Tenemos tanto que aprender de Berlusconi.

“En los últimos siete años le han robado el puchero y el cocido a cinco millones de españoles que van todos los días a comer, por cierto, a los pucheros de Cáritas”. Eduardo García Serrano, Intereconomía TV, 21-06-2011

Pero es que en Cáritas hacen trampa porque multiplican los panes y los peces, y así es más fácil.

“Yo hay imágenes que no veía desde mi infancia, pero mi infancia más tierna… Por ejemplo, liar. Mi padre (…) en un momento determinado, supongo porque la economía doméstica iba mejor, pasó a las cajetillas ¿no? Y como él, supongo que millones de españoles. Bueno pues, he vuelto otra vez a ver cómo la gente lía cigarrillos…”. César Vidal, Es la noche de César, esRadio, 29-04-2011

Pásame un papelillo, tron.

“La sociedad española sabe de sobra que la gente que sabe de cuartos y sabe de perras está a la derecha y lo ha sabido siempre”. General Manuel Monzón, Dando caña, Intereconomía TV, 08-06-2011

Señor, sí, Señor.

“Bueno hoy tenemos que contarles muchas noticias que se resumen en una palabra: ruina, ruina total, ruina económica, ruina política, ruina ético-moral, en fin, un desastre”. Federico Jiménez Losantos, Es la mañana de Federico, esRadio, 07-04-2011

Y ahora el tiempo y los deportes.

“[Sobre los piquetes] Unos señores tupidos a carajillos preparados para la charla con tubos de silicona y pegamento instantáneo”. José Antonio Martínez-Abarca, Libertad Digital, 28-09-2010

Y que no cumplen la Ley de Igualdad. Sólo hay señores.

“El diálogo social se lo inventó Mussolini, para empezar. Esta historia de los convenios colectivos es un invento fascista”. José García Domínguez, Es la noche de César, esRadio, 03-06-2010

Es lo que tiene el fascismo: es muy dialogador.

En próximas fechas el capítulo cuarto. Desde la caverna.


la crisis ha terminado… y nosotros sin enterarnos

03/10/2011

Está claro que a la gente le gusta hablar y escribir. Supongo que a esta misma gente le gusta que le escuchen y que le lean. Por esa razón considero que se debe ser muy cuidadoso con lo que se dice y con lo que se escribe. Sobre todo si se ocupa un cargo de representatividad en una institución económica muy importante.

Me refiero a unas declaraciones de Manuel Teruel, a la sazón presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza y Presidente del Consejo Superior de Cámaras de España. Por lo tanto un alto representante del empresariado aragonés y español. En la presentación del Informe Económico de Aragón 2010 elaborado por las Cámaras de Comercio e Industria y Caja Inmaculada (CAI) ha asegurado que “la crisis económica ha terminado“. El entrecomillado es el del titular del Heraldo de Aragón.

Desde luego es un titular llamativo, aunque dudo mucho de la verosimilitud de semejante afirmación. Esta mañana, cuando el señor Teruel ha hecho estas declaraciones, en España seguía habiendo más de cuatro millones y medio de parados, con una tasa de desempleo del 21%, un millón y medio de hogares con todos sus miembros en paro, pensiones congeladas, recortes en sanidad y educación, un sistema de cajas de ahorro que se ha convertido en un sumidero de dinero público, una economía estancada, una permanente sensación de angustia en la bolsa, desahucios diarios por no poder hacer frente al pago de la hipoteca, niveles de morosidad disparados,… No soy economista, pero creo que estas circunstancias distan mucho de definir una situación de fin de la crisis económica.

Después del golazo por la escuadra que supone haber constatado el fin de la crisis económica, vuelve a despejar al patadón manifestando que la crisis económica ha sido también “una crisis de valores“, y que por lo tanto la culpa la tenemos todos, hasta “el padre de familia que esperó a vender su piso a que subiesen los precios para comprarse uno más grande“. De nuevo la táctica de poner en marcha el ventilador.

Concluye con un propósito de enmienda, ya que afirma que “debemos volver a la cultural del esfuerzo“. En su caso no estaría de más que hiciera el esfuerzo de pensar las cosas antes de decirlas.