cuando ser un parado avergüenza

Hoy, 9 de mayo, se celebra un Salón de Empleo en Zaragoza. Tiene lugar a lo largo de todo el día (entre las 10 de la mañana y las 8 de la tarde) en un céntrico e histórico hotel de la ciudad. He acudido a primera hora. He llegado sobre las 10:40 horas y para entonces la cola ya doblaba la esquina de la manzana. Antes de que diera el primer paso para avanzar la cola había crecido considerablemente hasta aproximarse a doblar la siguiente esquina de la manzana.

La imagen era llamativa e impactante. La gente que caminaba por las calles y los conductores se quedaban mirando sorprendidos: no teníamos pinta de ser una multitud de turistas haciendo fila para registrarse en el hotel.

También han acudido los medios de comunicación a cubrir la noticia. En un salón de empleo los actores principales son las empresas que ofertan puestos de trabajo y los trabajadores desempleados. Estos últimos son protagonistas dentro del salón pero sobre todo son visibles y llamativos fuera. En la cola. En una fila casi infinita alrededor de la manzana.

Es una imagen que desde distintos puntos de vista y desde distintas alturas de la fila han tomado las cámaras de Aragón TV y de TVE Aragón, además de varios fotógrafos. Es la típica imagen que estamos acostumbrados a ver en prensa escrita y televisiones coincidiendo con la publicación del paro registrado o de los resultados de la EPA: largas filas de desempleados a las puertas de una oficina de empleo. Hoy, las puertas eran las de un hotel donde se celebraba un salón de empleo, y la fila mucho más larga si cabe que la que sale en esas otras ocasiones.

Siendo como era parte integrante de esa fila de anónimos protagonistas y no observador de la misma como en ocasiones anteriores, me ha llamado la atención un detalle: en el momento en que aparecía una cámara de tv o un fotógrafo para tomar imágenes, algunas de las personas de la fila se giraban para no ser enfocados directamente a la cara, miraban hacia el suelo o directamente se tapaban el rostro con la carpeta donde llevaban los curriculums para presentar una vez llegaran al interior del salón. En un momento dado uno de los operadores de cámara ha enfilado la calle haciendo un barrido de las personas que hacían fila como si se tratase de futbolistas que estuvieran escuchando el himno antes de empezar el partido. A medida que la cámara se acercaba se iban sucediendo movimientos y gestos de varias personas para evitar que sus miradas se cruzaran con el punto rojo del foco de la cámara. Una sucesión de actos privados para evitar el reconocimiento público.

Es cierto que estábamos en la calle (un lugar público) y que todos éramos mayores de edad, pero me he quedado con la sensación de sí, en vistas de la reacción que provocaba en determinadas personas, la prensa debería preguntar si accedíamos a ser grabados en esa situación. Era evidente que había personas a las que les incomodaba ser grabadas. El paro provoca sentimientos de baja autoestima y en la situación actual de crisis dudas acerca de las posibilidades de reinserción laboral. Ser grabado como un eslabón más de una cadena infinita de parados no parece que ayude a mejorar esa sensación.

He tardado aproximadamente una hora y media en llegar a la entrada. Ha coincido que en ese momento salía del hotel el Consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Francisco Bono, que había acudido a la inauguración del Salón. Me ha llamado la atención su total tranquilidad y casi indiferencia al toparse a la salida con esa marea de gente desempleada que quería entrar al mismo lugar del que él estaba saliendo. La actitud de quien está acostumbrado al reconocimiento público pero que evita que su mirada se cruce con la del parado.

En el interior del Salón también estaba la prensa. Además de fotógrafos, periodistas de tv y radio que ahora sí convertían al desempleado en actor activo preguntándole las razones y las motivaciones para acudir al evento, previa solicitud de autorización para ser entrevistado. El parado fuera de la fila vuelve (volvemos) a ser persona. Deja(mos) de ser sólo imagen para tener también voz.

Quizás sea necesario dar la voz también al parado de la fila para evitarle pasar un mal momento. Tampoco cuesta tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: