sin aliento

Leer el libro ‘España, destino tercer mundo‘ de Ramón Muñoz, periodista de Economía de El País, es como un puñetazo en el estómago: te deja sin aliento. Más o menos como está la economía española.

Ramón Muñoz es un periodista de economía pero no es economista. No se trata por tanto de un texto académico trufado de multitud de tablas y gráficos ni saturado de referencias bibliográficas. Por supuesto que no estoy en contra de la proliferación justificada de datos ni de la literatura científica (sería imperdonable en un sociólogo), pero el libro se asemeja más a un largo reportaje periodístico que a un texto de ciencia social. Se trata, en definitiva, de una obra amena en la forma (apta para casi todo tipo de lector)… y demoledora en el fondo.

El título del libro es el mejor resumen del mismo: España se dirige cómoda y rápidamente, como si de un AVE de los muchos que surcan la península, hacia convertirse en un país del tercer mundo. Sobre todo se dirige rápidamente. Abandonen, según el autor, toda esperanza de un futuro distinto.

Y lo hace, eso sí, argumentándolo con datos que va presentando a lo largo de todo el texto y que le sirven de evidencias para justificar y probar tan nefasto futuro. Datos apocalípticos en tres apartados fundamentales: deuda impagable (de administraciones públicas, empresas y familias), tejido productivo con escaso valor añadido (fundamentalmente con un PIB y una ocupación industrial en retirada), y con un desempleo que roza los 6 millones de parados y que en el mejor de los casos alcanzará cifras estructurales muy superiores a las de los países avanzados.

El resultado en el corto plazo es el de una España sin clases medias y con un importante aumento de la pobreza que ya empezamos a percibir. El estado de bienestar es sostenible con una amplia base de clase media (que no necesariamente ganan el salario medio sino bastante menos), pero que en cualquier caso ha de ser muy numerosa para que con sus impuestos financien los servicios públicos. Esa clase media está formada por trabajadores. Si desaparecen los trabajadores cotizantes que sustentan ese bienestar y el estado debe asumir pagos de intereses de deuda cada vez mayores para financiar el déficit público, la ecuación solo puede dar como resultado la desaparición del estado de bienestar. Un país sin estado de bienestar es un país del tercer mundo.

Esta opinión del autor es catastrofista pero también coherente en el tiempo. En sus artículos de hace 4 años ya presagiaba una realidad muy parecida a la que ahora nos encontramos y que entonces parecía una exageración de un simple periodista. Frente a él prestigiosos economistas se han movido durante este tiempo en las previsiones más desacertadas y en las contradicciones más sonrojantes.

Frente a él también la opinión y declaraciones de los políticos siempre tan bienintencionados y optimistas a la par que tan partidistas y electoralistas, cuando no tan mentirosos. Ejemplos hay tanto por parte del PSOE (antes) como del PP (ahora): situaciones y medidas negadas hasta la saciedad por imposibles que se convierten en imprescindibles de la noche a la mañana, aunque enormemente dolorosas y perniciosas para el ciudadano. Por qué ahora iba a ser distinto se cuestiona el autor.

No hay salida: ni la sacrosanta austeridad de unos (que extenúa la economía), ni la divina providencia keynesiana de otros (imposible de financiar), ni la utopía de la verdadera izquierda (y su búsqueda de unicornios), aportan soluciones válidas para revertir ese destino.

La suerte está echada y, a juicio del autor, la sombra del corralito sobrevuela España como un buitre carroñero esperando que la economía española exhale su último aliento.

______________________________________________________________________________________________

El autor recomienda el documental: ‘1929 (La Gran Depresión)‘ de William Karel. Si les interesa pueden verlo haciendo clic en la imagen.

https://i0.wp.com/www.bizzentte.com/wp-content/uploads/2010/01/1929-La-gran-depresion.2009.jpg

Anuncios

One Response to sin aliento

  1. Pizias dice:

    Desolación absoluta….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: