canciones de la semana (63)

24/02/2013

Coherencia. Sólo pido un poco de coherencia.

Si la decoración de un bar está basada en la iconografía británica, su línea musical no puede ser… música española de los 80. Y eso pasa en un bar de Zaragoza.

Eso sí, coherentemente con la idiosincrasia de cualquier buen bar que se precie, a la hora del cierre se monta en la puerta la típica medio pelea entre borrachos. Algo es algo.

Para resarcirme me veo en la obligación de poner dos grupos británicos como canciones de esta semana. Son dos grupos que llevan mas de 20 años en activo y que en 2013 sacan su 10º disco: Primal Scream, que el próximo 6 de mayo publican More light,  y Ocean Colour Scene que ya han publicado Painting.

Además, Ocean Colour Scene vienen a España en abril en una gira de 8 conciertos que se iniciará el día 18 en Zaragoza (Teatro de las Esquinas).

… and God save the Queen.

Primal Scream2013 (More light)

Ocean Colour ScenePainting (Painting)

PD. La canción ‘2013’ de Primal Scream tiene una versión extendida de 9 minutos. Puedes ver el vídeo aquí.

Anuncios

desde la oposición

21/02/2013

Si yo fuera político me gustaría pertenecer a la oposición. Tanto me gustaría que si mi partido ganara las elecciones y accediese al poder, me haría tránsfuga. Sin ruborizarme y sin cargo de conciencia. Al contrario, con la cabeza bien alta.

Sería un político atípico: mi objetivo no sería alcanzar el poder. Todo lo contrario: mi objetivo sería rehuir el poder. Mejor dicho, mi objetivo sería rehuir la toma de decisiones. Y todo ello no por escasa ambición política o sed de poder, sino por puro pragmatismo. En la oposición permanente se vive muy tranquilo.

El político en la Oposición se dedica a criticar al Gobierno (esto genéticamente se le da muy bien a cualquier español, sea político o no), a protestar por las decisiones tomadas por el partido en el poder (que por definición, evidentemente, son equivocadas) y plantear alternativas (no necesariamente realizables)… siempre con la vista puesta en no gobernar.

Porque gobernar es muy jodido. Todo el día tomando decisiones que afectan a cientos, miles, millones de personas. Personas que, te hayan votado o no, esperan que soluciones sus problemas. ¡Los muy egoístas! Y claro, tú, político gobernante, eres humano  y cometes errores y haces cosas mal. Y el pueblo se rebela y sale a la calle. Y la oposición te critica. Y todos con razón.

Seamos sinceros: a nadie nos gusta que nos critiquen pero nos encanta criticar. Por eso el lugar natural del político de bien es la cómoda y apacible oposición. Pero la oposición perenne. Si ambicionas el poder estarás cavando tu propia tumba como político coherente; y si finalmente lo consigues, clavarás el último clavo en tu ataúd de político con credibilidad.

Piensen en políticos que recientemente han estado en la Oposición y han llegado al Gobierno (como Rajoy). Y viceversa, piensen en políticos que han estado recientemente en el Gobierno y posteriormente en la Oposición (como Rubalcaba).

Rajoy, por ejemplo, después de ocho plácidos años como jefe de la oposición (y dos elecciones perdidas), llegó al Gobierno en 2011. Yo creo que realmente él no quería (se le veía feliz en la oposición), pero la calamitosa segunda legislatura de ZP le dejó la victoria en bandeja. Un caramelo envenenado. En menos de un año ha incumplido casi la totalidad de su programa electoral. Y claro, la oposición lo critica y lo llama mentiroso y traidor y desleal y no sé cuántas cosas más.

Todas esas cosas se las llama Rubalcaba como jefe de la Oposición. El problema para Rubalcaba es que todas las medidas que propone frente a las mentiras, traiciones y deslealtades de Rajoy, las podría haber puesto en marcha él mismo cuando estaba en el Gobierno hace poco más de un año… y no lo hizo. No me pregunten por qué. Y claro, para Rajoy es muy fácil hacer oposición a la Oposición… desde el Gobierno. Ya lo ven, se está mucho más cómodo haciendo oposición que gobernando. Aunque sea haciendo oposición desde el Gobierno.

Como dice Manuel Jabois en este artículo: ‘es más fácil prometer una cosa y hacer la contraria que hacer una cosa y prometer la contraria, porque lo primero es traición pero lo segundo es cachondeo’. Y mira que a los españoles, tanto o más que criticar, nos gusta el cachondeo. Pero hasta un punto.

La conclusión es clara: si estás en la oposición, estate quieto en la mata y disfruta. Y si tienes la desgracia de llegar al poder, una vez que lo abandones, no vuelvas a la oposición. Ya no se está igual de cómodo y tranquilo.


canciones de la semana (62)

10/02/2013

Todo empieza y todo acaba. Hasta lo que se supone indefinido.

A partir del momento en que lo indefinido termina, vuelve a empezar el futuro.

SuedeIt starts and ends with you (It starts and ends with you – sg)

Prin’ La láKiss the future (Un nuevo orden)


sin aliento

07/02/2013

Leer el libro ‘España, destino tercer mundo‘ de Ramón Muñoz, periodista de Economía de El País, es como un puñetazo en el estómago: te deja sin aliento. Más o menos como está la economía española.

Ramón Muñoz es un periodista de economía pero no es economista. No se trata por tanto de un texto académico trufado de multitud de tablas y gráficos ni saturado de referencias bibliográficas. Por supuesto que no estoy en contra de la proliferación justificada de datos ni de la literatura científica (sería imperdonable en un sociólogo), pero el libro se asemeja más a un largo reportaje periodístico que a un texto de ciencia social. Se trata, en definitiva, de una obra amena en la forma (apta para casi todo tipo de lector)… y demoledora en el fondo.

El título del libro es el mejor resumen del mismo: España se dirige cómoda y rápidamente, como si de un AVE de los muchos que surcan la península, hacia convertirse en un país del tercer mundo. Sobre todo se dirige rápidamente. Abandonen, según el autor, toda esperanza de un futuro distinto.

Y lo hace, eso sí, argumentándolo con datos que va presentando a lo largo de todo el texto y que le sirven de evidencias para justificar y probar tan nefasto futuro. Datos apocalípticos en tres apartados fundamentales: deuda impagable (de administraciones públicas, empresas y familias), tejido productivo con escaso valor añadido (fundamentalmente con un PIB y una ocupación industrial en retirada), y con un desempleo que roza los 6 millones de parados y que en el mejor de los casos alcanzará cifras estructurales muy superiores a las de los países avanzados.

El resultado en el corto plazo es el de una España sin clases medias y con un importante aumento de la pobreza que ya empezamos a percibir. El estado de bienestar es sostenible con una amplia base de clase media (que no necesariamente ganan el salario medio sino bastante menos), pero que en cualquier caso ha de ser muy numerosa para que con sus impuestos financien los servicios públicos. Esa clase media está formada por trabajadores. Si desaparecen los trabajadores cotizantes que sustentan ese bienestar y el estado debe asumir pagos de intereses de deuda cada vez mayores para financiar el déficit público, la ecuación solo puede dar como resultado la desaparición del estado de bienestar. Un país sin estado de bienestar es un país del tercer mundo.

Esta opinión del autor es catastrofista pero también coherente en el tiempo. En sus artículos de hace 4 años ya presagiaba una realidad muy parecida a la que ahora nos encontramos y que entonces parecía una exageración de un simple periodista. Frente a él prestigiosos economistas se han movido durante este tiempo en las previsiones más desacertadas y en las contradicciones más sonrojantes.

Frente a él también la opinión y declaraciones de los políticos siempre tan bienintencionados y optimistas a la par que tan partidistas y electoralistas, cuando no tan mentirosos. Ejemplos hay tanto por parte del PSOE (antes) como del PP (ahora): situaciones y medidas negadas hasta la saciedad por imposibles que se convierten en imprescindibles de la noche a la mañana, aunque enormemente dolorosas y perniciosas para el ciudadano. Por qué ahora iba a ser distinto se cuestiona el autor.

No hay salida: ni la sacrosanta austeridad de unos (que extenúa la economía), ni la divina providencia keynesiana de otros (imposible de financiar), ni la utopía de la verdadera izquierda (y su búsqueda de unicornios), aportan soluciones válidas para revertir ese destino.

La suerte está echada y, a juicio del autor, la sombra del corralito sobrevuela España como un buitre carroñero esperando que la economía española exhale su último aliento.

______________________________________________________________________________________________

El autor recomienda el documental: ‘1929 (La Gran Depresión)‘ de William Karel. Si les interesa pueden verlo haciendo clic en la imagen.

https://i0.wp.com/www.bizzentte.com/wp-content/uploads/2010/01/1929-La-gran-depresion.2009.jpg


canciones de la semana (61)

03/02/2013

Casi sin darnos cuenta ya estamos en febrero: se pasa el tiempo que ni nos enteramos.

Dicen que lo buenos, si breve, dos veces bueno. Pues nos aplicamos el cuento… en la introducción, no en las canciones que rozan los cuatro minutos.

Así que, sin más dilación, ahi van las canciones de esta semana.

MetricYouth without youth (Synthetica)

Jake BuggTwo fingers (Jake Bugg)

PD. ¿Ha dimitido ya Rajoy?… ¿Y Ana Mato?… ¿Y ahora?… ¿Y ahora?…