todo lo que sea corrupción nos interesa

31/01/2013

La mayoría de los políticos son honrados. Y seguramente es verdad. El problema es la minoría: la de los sinvergüenzas, la de los sobresueldos. Serán pocos (y seguramente cobardes), pero no impide que esa minoría provoque que para los españoles los políticos y la clase política sean el tercer problema del país, sólo por detrás del paro y de la situación económica.

La corrupción es algo transversal, afecta a prácticamente todos los partidos políticos (miembros del PP, PSOE, CIU, IU,… se han visto salpicados por casos y han sido condenados judicialmente), por no mencionar a los miembros de la familia del Rey. Eso no significa que la corrupción sea algo consustancial a la política. O al menos no debería serlo. Bien al contrario.

Digo esto porque me parece un tanto frívolo que la solución que parecen haber encontrado los partidos políticos sea firmar un ‘pacto contra la corrupción‘. Según la RAE, un pacto es un concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado. Lo estipulado sería no ser corruptos, es decir, no cometer ilegalidades. Para eso no hace falta firmar un pacto: simplemente hay que cumplir la ley. ¿Qué pensaríamos si la Iglesia, ante los múltiples casos de curas pederastas, hiciera firmar a sus miembros un pacto contra la pederastia? Cumplir la ley va en el puesto.

Sin embargo, esto no es lo peor. A los políticos se les llena la boca con la palabra ‘transparencia’, aunque no parece que prediquen mucho con el ejemplo. Tampoco ayuda que el Gobierno esté preparando una Ley de Transparencia que excluye a… ¡los partidos políticos! De esta manera podrán seguir siendo opacos, pero al menos no incumplirán la ley. Pasamos de la frivolidad al cinismo.

A los ciudadanos todo lo que sea corrupción nos interesa. Y mientras no se demuestre lo contrario la mejor manera de luchar contra ella es la máxima transparencia en las actuaciones de todo aquel que gestiona dinero público. Y sí es por ley, mucho mejor.

Espero que no se les ocurra plantear un pacto en favor de la transparencia para compensar.

Anuncios

canciones de la semana (60)

20/01/2013

Sin más dilación, básicamente porque no se me ocurre mucho más que contar, ahí van las canciones de esta semana.

No se quejarán de variedad de ritmos: una lenta y otra rápida. Que en la variedad está el gusto, dicen. Elijan la que más les guste.

A mí… las dos.

The RaveonettesThe enemy (Observator)

Kurt BakerPartied out (Brand new beat)


malos y buenos

14/01/2013

Desde que veo por televisión (prácticamente) todos los partidos del Madrid, ya no leo prensa deportiva. No recuerdo la última vez que compre el diario As. El último Marca lo pagué en pesetas.

Si te gusta el fútbol y lo valoras e interpretas como simple aficionado (no como periodista o analista), una vez que has visto el partido no necesitas leer la crónica del mismo el día siguiente en el periódico o esa misma noche en la web. ¿Para qué? Tu equipo habrá ganado no, habrá jugado mejor o peor, te habrás divertido más o menos. Lo habrás comentado con la gente con la que lo has visto, te habrás terminado la última cerveza… y a otra cosa.

El sábado pasado, contra el Osasuna, el Madrid jugó mal. Muy mal. Peor incluso de lo que lo venía haciendo últimamente. El equipo ESTÁ mal y juega mal. El año pasado, con una plantilla muy similar, ESTABA mucho mejor. Y jugaba mucho mejor.

Pues sí, es un análisis muy básico, no soy capaz de hacer análisis técnicos ni tácticos de un partido o de un equipo. Aun así, es un análisis mucho más elaborado que el que hizo el diario Sport en su portada del domingo: ¡QUÉ MALOS SOIS, MOU’! Así, en términos absolutos: el SER frente al ESTAR.  Si el español tiene una virtud, frente a otros idiomas como el inglés o el alemán, es que diferencia los verbos ser y estar. Esta distinción da para conversaciones lingüísticas y hasta filosóficas. No son matices del gusto del Sport.

malos

Estos jugadores tan malos, el año pasado ganaron la Liga con record de puntos (100), y con record de goles (121). La que se consideró la mejor temporada de la Historia de la Liga. No está mal para unos jugadores tan malos.

Frente a los malos siempre están los buenos: los jugadores del Barcelona. Todos buenos. Absolutamente. Tanto que han culminado ‘la mejor primera vuelta de la historia de la Liga’. Los jugadores que el año pasado ganaron la mejor Liga de la Historia, esos, son malos. Ahora y siempre.

buenosComo dice David Gistau en este artículo quizás deberíamos mostrarnos más comprensivos con quienes ‘deben inventarse un periódico deportivo entero todos los días en unos tiempos en que el Madrí ya ni riñe la Liga’.

En cualquier caso fue Enric González quien mejor definió el objetivo de los periódicos deportivos.

Y, sin embargo, es en los últimos meses cuando más publicaciones relacionadas con el fútbol estoy leyendo. Revistas de fútbol alejadas del marcador del fin de semana, donde no se habla de Messi o de Cristiano en dos de cada tres páginas, en las que no caben los maniqueísmos forofos,… Revistas donde no escriben periodistas como Tomás Roncero.

El fútbol como objeto de lectura. El gusto de leer revistas donde se habla del fútbol de hoy, de ayer y de antes de ayer; de fútbol y sociedad, de fútbol y cultura, de fútbol y música, de fútbol y política. Donde se hacen entrevistas y en las respuestas hay frases subordinadas. Donde hay cuentos de fútbol pero no futbolistas cuentistas.

Revistas donde se trata al lector futbolero como un ser adulto con criterio propio. Como un aficionado al fútbol. Como un aficionado a la lectura.

Revistas como Panenka, Líbero o Lineker Magazine.

Buenas revistas de fútbol.


canciones de la semana (59) – dios y ley vieja

06/01/2013

Tranquilos que no voy a hablar del PNV.

Gracias a dios ya se han acabado las Navidades, esas fechas en las que todo es bondad y felicidad. En las que todo es falsa bondad y falsa felicidad.

A mí no me gusta llamarla Navidad. Me parece poco serio. Yo prefiero llamar a estos días los de Celebración de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. ¿No me digáis que no queda más respetuoso? El nacimiento del Niño Dios se merece un poco de respeto.

Además, dicho así es más justificable que la religión entre en las escuelas públicas, pues ya no se ve como algo adoctrinador, sino como un acontecimiento histórico de suma importancia que es preciso conocer. Algo así como Grandes Biografías imprescindibles para conocer y entender el mundo de hoy. De nada, Wert.

Por cierto, lo de Niño Dios me ha dado la idea para las canciones de esta semana: The Babies (y su canción ‘Baby’) y dEUS (y su canción que nada tiene que ver con la religión). Si os parece absurdo este criterio para elegir las canciones, tranquilos, tengo todo un año por delante para superarme y ser todavía más absurdo. No me subestiméis.

Pues eso: Año Nuevo,… Ley Vieja: vuelven las canciones de la semana.

The BabiesBaby (Our house on the hill)

dEUSThe Soft Fall (Following sea)

PD. Los ateos creemos en dEUS.


evaluación de los propósitos para el 2012

02/01/2013

Superada la resaca de Nochevieja (que cada año tarda más en ser superada), ha llegado el momento de evaluar la consecución de los propósitos para el 2012 que hice ahora un año.

Como dije en su momento esos propósitos eran realistas, observables, medibles y evaluables. Así que ha llegado el momento de evaluarlos. Ay, la evaluación de las cosas, eso que tampoco (o tan poco) se hace en España. Y así nos va.

En fin, vamos al tema. Los propósitos para el 2012 eran los siguientes:

1. Mantener activo el blog

Con algunas excepciones he escrito aproximadamente un post a la semana, más las canciones domingueras. Las temáticas han sido variadas, pero tal y como indicaba en el propósito el Gobierno de Rajoy y sus despropósitos han sido un filón para sacar temas.

Así, he hablado de la huelga general, de la otra huelga general, de los desahucios, de algunos ministros, de las cargas policiales en las manifestaciones, de más cargas policiales en manifestaciones, de Cospedal y sus ideas, o del inefable Wert.

A veces he escrito sobre (otras) cosas serias: de la orientación profesional, de los salarios, de la prestación de los 400 euros, del paro (I, II y III), de la economía, los funcionarios,  de la prima de riesgo, de las políticas activas de empleo (I y II), de la religión, o de las relaciones laborales.

También los deportes han sido fuente de inspiración: el fútbol y los nacionalismos, la Eurocopa, de lo irracional del fútbol, el doping  o el clásico Barça-Madrid (I y II). Y por supuesto de las olimpiadas: del espíritu olímpico y de la ceremonia de inauguración.

Y cómo no: canciones de la semana.

En definitiva, puedo dar por conseguido este propósito.

2. Afeitarme más a menudo

Este parecía un propósito fácil de conseguir: solo tenía que afeitarme más de una vez a la semana. Sin embargo no ha sido posible. Ha resultado muy tentador eso de seguir afeitándose solo una vez a la semana, que es más o menos cuando la barba ya empieza a picar más de lo aguantable. Además, el hecho de casi haber acabado siendo una rata de oficina con pocas salidas al exterior ha facilitado también la operación.

Eso sí, las patillas han quedado estabilizadas a la altura de un dedo por debajo del lóbulo de la oreja.

3. Empezar a fumar

Este propósito tampoco lo he conseguido pero tiene su explicación racional. La idea era empezar a fumar para no quedarme solo en el bar cada vez que la gente que me acompañaba se iba fuera a fumar. Al precio que va la cajetilla de tabaco (y teniendo en cuenta que no me gusta fumar) me iba a salir por un pico eso de empezar a darle al pitillo. Y si se lo pedía a alguien pues iba a parecer un gorrón. Y eso sí que no.

En definitiva, que he optado por salir yo también a la calle cuando salen a fumar aunque yo me quedo sin fumar. Al menos dejo de parecer un alcohólico estando yo solo en una mesa con varias bebidas alcohólicas.

4. Aprender alemán

Pues este propósito va a ser que tampoco lo he cumplido.

Ni leer a los maestros alemanes de la sociología ni entender antes que la mayoría las instrucciones de Merkel han sido beneficios suficientes como para ponerme a estudiar alemán.

Estoy tan españolizado que soy un orgullo para Wert.

5. Participar en las Olimpiadas de Londres

Este tampoco lo he cumplido pero por una cuestión de calendario. Me cogieron los Juegos Olímpicos en plenas vacaciones de verano y ya tenía planes para esas fechas.

Bueno, un propósito cumplido de cinco no está mal, ¿no?

Visto lo visto, creo que este año no voy a hacer propósitos de año nuevo.

A ver si lo cumplo.