canciones de la semana (47)

29/07/2012

Que solo he venido a dejar las canciones de esta semana.

The CribsGlitters like gold (In the belly of the brazen bull)

Los Campesinos!Songs about your girlfriend (Hello sadness)

¡Pues ya están! Adiós.

Anuncios

notas sobre la ceremonia de inauguración de londres 2012

29/07/2012

¿Visteis la ceremonia de inauguración de los Juegos de Londres 2012? Yo sí,… casi entera. Me quedé dormido hacia la mitad del desfile de las delegaciones y me desperté cuando sonaba el ‘Heroes’ de David Bowie, al paso de la delegación de Gran Bretaña.

Tengo que reconocer que no entiendo muy bien el concepto de Ceremonia de Inauguración. Esto de los Juegos Olímpicos va de deportes, ¿no? Entonces… ¿por qué en la ceremonia de inauguración no hubo referencias al… deporte? Estos Juegos Olímpicos son los de Londres, ¿no? Entonces… ¿por qué en la ceremonia de inauguración nos cuentan la historia del… Reino Unido en general?

Porque en definitiva en eso consistió la ceremonia: en una secuencia edulcorada de algunos hitos de la historia del Reino Unido. Pero bueno, eso es lo que pasa cuando uno habla de sí mismo. Que solo cuenta lo bueno. Y yo siempre he pensado que hablar bien de uno mismo queda feo.

O sea, que nos vendieron el producto british con referencias a la revolución industrial, el movimiento obrero, las sufragistas, el sistema nacional de salud,… Y, por supuesto, una ceremonia que se precie no puede dejar de poner niños. Niños cantando. ¡Niños sordomudos… cantando!. Todo muy rojeras, vamos. Y todo ello en un escenario que mezclaba la campiña inglesa con la comarca hobbit.

Bueno para ser sinceros hay que señalar que sí hubo alguna referencia deportiva. En uno de los vídeos intercalados durante la ceremonia salían imágenes de un deporte muy de las islas… el rugby. Un deporte que, por otra parte, no es olímpico. Pero así son los british, siempre llevando la contraria.

También eché en falta algunas referencias a otros hitos británicos como el hundimiento de Titanic, Jack el Destripador, su afán colonizador o su gastronomía, especialmente el pastel de riñones. O a las modélicas relaciones entre las distintas nacionalidades que componen el Reino Unido. Y no será porque Danny Boyle, director de la ceremonia, no tenga experiencia en plantear estos temas.

Donde no se puede poner ninguna pega es en la selección musical de la ceremonia. Pero claro, en esto los british lo tienen fácil. Así, a bote pronto, sonaron: The Jam – Going Underground, Muse – Map of the Problematique , The Clash – London Calling, OMD – Enola Gay, The Who – My Generation, The Rolling Stones – Satisfaction, The Kinks – All Day and All of the Night, The Beatles – She Loves You, The Specials – A Message to You Rudy, New Order – Blue Monday, Frankie Goes to Hollywood – Relax, Happy Mondays – Step On, The Verve – Bittersweet Symphony, Prodigy – Firestarter, Underworld – Born Slippy, Blur – Song 2, Arctic Monkeys – I Bet You Look Good on the Dancefloor, Radiohead – Creep, The Chemical Brothers – Galvanize, Franz Ferdinand – Take Me Out, Kaiser Chiefs – I Predict a Riot, Oasis – Wonderwall, The Beatles – Hey Jude, David Bowie – Heroes,…

Y qué decir de poner el ‘God save de Queen’ de los Sex Pistols con la Reina en el palco. Momento insuperable.

Además, en directo tocaron Arctic Monkeys y Paul McCartney.  ¿Os acordáis de Barcelona’92? En las ceremonias de inauguración y clausura cantaron Josep Carreras (con otra mujer) y… ¡Los Manolos!, respectivamente. Ahora entendéis mejor lo de que las comparaciones son odiosas, ¿eh?. Pues eso.

Otro momento estelar de la ceremonia de inauguración es el desfile de las delegaciones. A mí este momento me recuerda al desfile de carrozas del inicio de las fiestas de mi pueblo. Más o menos es así: una carroza que representa lo mejor de cada casa (el abanderado), seguida de más o menos peñistas en función de la relevancia de la Peña (más o menos atletas en función del país), identificados con camisas o monos feos y mal cortados (trajes, vestidos y chándales a cual más hortera), más o menos borrachos (más o menos dopados) y bailando (desfilando) con dudosa gracia.

Como dije al inicio, me quedé dormido a mitad del desfile y me desperté al final, cuando desfilaba Gran Bretaña. Así que el paso de España lo tuve que ver posteriormente. Tres imágenes me llamaron la atención de nuestra delegación: 1) Nuestro abanderado, Pau Gasol: nunca un segundo plato había tenido una sonrisa tan sincera. 2) Un deportista negro con peluca rosa de mujer: no sé, supongo que será su manera de interpretar el espíritu olímpico. 3) La Reina y el embajador Trillo saludando desde el palco: eso sí, saludando al modo ‘hacer señales con los brazos a un avión/barco para ser rescatados de una isla desierta’.

Y ahora a disfrutar de la competición durante los próximos 15 días. Yo ya me he preparado la agenda de competiciones que no me voy a perder: la final de los 100 metros masculinos de atletismo y algún que otro partido de pretemporada del Real Madrid. Lo demás: morralla deportiva.

PD. Los ingleses inventaron el fútbol: gratitud eterna.


más rápido, más alto, más fuerte

27/07/2012

La casualidad y el destino (en menor medida), y Zapatero y Rajoy (en mayor medida), han hecho que tal día como hoy, 27 de julio de 2012, el mismo día que se inauguran los Juegos Olímpicos de Londres 2012, España ha alcanzado su record histórico en lo que a tasa de paro se refiere con un 24,6%. Uno de cada cuatro españoles que quiere trabajar, no lo hace porque no puede.

A España no se le puede negar el espíritu competitivo en este sentido y ha hecho buena esa máxima deportiva de que los records están para batirlos.

En el segundo trimestre de 2012 el número de desempleados en España ha alcanzado los 5.693.100, un 24,63%. Esta cifra supera por poco la anterior cota histórica, el 24,55% que se alcanzó a comienzos de 1994, durante la anterior crisis. Eso sí, en aquel momento el número desempleados era casi dos millones menos, 3.932.900 personas.

El paro en España ha hecho suyo el lema olímpico de “Citius, Altius, Fortius” (Más rápido, Más Alto, Más fuerte).

MÁS RÁPIDO

Cinco años. Solo cinco años es el tiempo que le ha costado al mercado laboral español pasar de una tasa de paro del 7,95%, la más baja en 30 años, en el segundo trimestre de 2007, a la tasa actual del 24,6%, que marca el máximo histórico.

Tasa de Paro IIT 2007

Hemos pasado de una cifra de parados por debajo de los dos millones a mediados de 2007 (1.760.000), a acercarnos peligrosamente a los seis millones a mediados de 2012 (5.693.100), no descartándose alcanzar esta cifra a finales de este mismo año.

Tasa de Paro IIT 2012

MÁS ALTO

Ningún país en Europa, ni siquiera Grecia con un 22,5% (un país que parece abocado a la quiebra), tiene una tasa de paro más alta que España. Portugal (15,2%) e Irlanda (14,6%), los otros dos países junto a Grecia rescatados por la Unión Europea, presentan datos de paro 10 puntos por debajo de España.

Solo estos cuatro países de la Unión Europea-15, en el momento álgido de la crisis, presentan tasas de paro en la actualidad por encima del 10%. Es más, países como Austria, Holanda, Luxemburgo, Alemania, Bélgica, Finlandia, Suecia y Dinamarca tienen tasas de desempleo, a mediados de 2012 con la economía europea en recesión, por debajo del 8%, que fue el mínimo histórico español (7,95%) en 2007, en pleno apogeo de la economía española.

Otro dato significativo: España sextuplica el paro de Austria, que con un 4,1% presenta el valor más bajo de toda la Unión Europea.

Tasas de Paro Unión Europea-15

Ni siquiera si tomamos los datos de desempleo de los paises de la Unión Europea-27, España abandona su posición de ‘privilegio’.

MÁS FUERTE

Preguntada la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, este mediodía en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros por los datos de la EPA, ha venido a decir que el paro sube porque la economía va mal, y que cuando la economía mejore se creará empleo. Y ya. Análisis riguroso, sin duda.

El problema es que los recortes y más recortes del gobierno del PP, lejos de mejorar la economía la están metiendo más y más en el hoyo. El mercado laboral español es bulímico: contrata mucho cuando la economía crece, y despide mucho, muchísimo cuando la economía se estanca o decrece. Y nada se está haciendo para actuar en este sentido.

Las propias previsiones del Gobierno para el periodo 2013-2015 no son buenas. El PIB seguirá cayendo en 2013 y sin recuperación económica no hay crecimiento del empleo. Así, en los próximos tres años, aunque la tasa de desempleo, según las previsiones, bajará lentamente, seguirá estando en torno al 22% en 2015.

Otras previsiones más pesimistas auguran una década perdida para España, de manera que no recuperará el PIB de 2008 hasta 2017. Claro, que eso no significa, ni mucho menos, que se recuperen las tasas de paro de ese año.

Y en esas estamos, con la medalla de oro de paro colgada al cuello y record de la especialidad, antes incluso de la inauguración de los Juegos.


comportamiento irracional

24/07/2012

La mayoría de la gente corriente, al menos la que no nos caracterizamos por conocimientos en temas macroeconómicos, ya habíamos llegado a esa conclusión: los tan manidos mercados financieros no hay Cristo que los entienda… Lo preocupante es cuando es el Ministro de Economía el que asegura que la insostenible situación de la economía española, con una prima de riesgo disparada por encima de los 600 puntos, se debe a… ‘la irracionalidad de los mercados’.

La cuestión es que esa deriva a la irracionalidad de los mercados se ha producido así,… de repente,… sin darnos cuenta. Hace unos meses, antes de las elecciones, la explicación era de lo más racional: ‘la prima de riesgo en España se llama Rodríguez Zapatero’. Y ya está. Por lo tanto, muerto el perro se acabó la rabia… Pues parece que no.

Han pasado siete meses desde que el Partido Popular llegó al poder y la prima de riesgo ha subido casi 200 puntos en este periodo: se situaba en 464 el 21 de noviembre, el día después de las elecciones, y hoy, 24 de julio la prima se sitúa en torno a los 640 puntos. No se puede decir que el gobierno popular haya dado confianza a los mercados tal y como sostenía Soraya Sáenz de Santamaría el mismo día que aseguraba que la prima de riesgo española tenía nombre de presidente de Gobierno.

¿Y cómo se actúa desde un Gobierno ante un hecho irracional de los mercados financieros? Pues según De Guindos solo se puede subsanar con actuaciones que van ‘más allá de los Gobiernos’. Es decir, los problemas macroeconómicos de un país no se solucionan con decisiones políticas de su Gobierno sino que… los tienen que solucionar otras entidades no políticas. Soberanía política, sí; soberanía económica, no. La política supeditada a la economía. Y esto confirmado por el Ministro de Economía: todo muy lógico y racional.

Pero no estamos hablando de una entidad no política cualquier ni mucho menos desconocida. La mayoría de los expertos coincide en que el Banco Central Europeo es quien debería dar un paso al frente y, comprando deuda española, devolver la racionalidad a los mercados. Esos mismos expertos también coinciden en que la situación de la economía española comienza a ser insostenible a corto plazo y, de momento, el BCE no parece estar por la labor de intervenir. En esta situación no parece lo más racional que el Ministro de Asuntos Exteriores acuse al BCE, el mismo que parece ser el único capaz de salvarnos, de no hacer nada” para “parar el incendio de la deuda pública’ y catalogarlo de ‘banco clandestino’Quizá no le falte razón al Ministro García-Margallo en el fondo, pero desde luego le pierden las formas. Creo que al máximo representante de la diplomacia nacional se le debería exigir un comportamiento menos irracional.

Lo contrario de lo racional es lo irracional… y también lo pasional. Y precisamente eso fue lo que hizo Rajoy al presentar los durísimos recortes la semana pasada: apelar a lo pasional para justificar por qué está haciendo lo contrario de lo que prometió. Escuchar a tu Presidente de Gobierno decir que ‘los españoles no podemos elegir si hacer o no sacrificios. No tenemos esa libertad’ resulta desolador. Un país que no tiene libertad para tomar sus propias decisiones es un país intervenido de facto y a la espera de que lo salven… o lo rescaten, ya veremos.

De momento quienes podría darnos ‘lecciones’ de comportamiento irracional son algunas (muchas) comunidades autónomas), varias de las cuales van a tener que ser rescatadas por el mismo Estado que está a la espera de que lo salven a él, creándose una espiral kafkiana de rescatados y rescatadores.

En primer lugar la Comunidad Valenciana, esa comunidad idílica y modélica en lo que a gestión pública se refiere en palabras de estadistas de la talla de Francisco Camps, Carlos Fabra o Rita Barberá.

Y quisieron demostrar aquello de que quien golpea primero, golpea dos veces, ya que en un primer momento anunciaron, en boca de su vicepresidente, José Ciscar, que iban a pedir una ayuda de más de 2.000 millones de euros. Y desde luego que van a ser de más de 2.000 millones: el Consejero de Economía, Industria y Comercio, Máximo Buch, ha cifrado en 3.500 millones de euros la necesidad de liquidez hasta final de año. Una cifra que demuestra la racionalidad de la gestión autonómica.

Después vino Murcia, aunque más modesta que sus vecinos del norte, que ‘solo’ pedirá 300 millones al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Más modesta pero también más tímida e indecisa a la hora de presentar su petición, ya que primero era que sí que acudirían al Fondo, después que no, y finalmente de nuevo que sí. Y todo eso en tres días. Un discurso coherente y racional.

La medalla de bronce es para Cataluña, que esta mañana ha anunciado su intención de acudir al fondo de rescate autonómico. De manera racional el Conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, lo ha adelantado en una entrevista en… la BBC.

De momento desconocemos cuál será la cuarta comunidad (y siguientes) que se adhieren al Fondo de Liquidez Autonómico. Candidatas no faltan.

Lo que está más claro es que en lugar de Ministros y Consejeros de Economía, quizás nos vendrían mejor psiquiatras que nos ayudaran a entender tantos comportamientos irracionales.


música para montoro

19/07/2012

Supongo que ser ministro no debe ser fácil. Y menos ser Ministro de Hacienda. Y menos ser Ministro de Hacienda en medio de la mayor crisis económica que sufre tu país.

O sí, porque viendo a Montoro uno ya duda de si es difícil o especialmente fácil ser ministro en estas circunstancias. Y lo que vale para el ministro de Hacienda vale para cualquier otro ministro. Y por supuesto, sirve también para el presidente del Gobierno. Por cierto, ¿alguien  sabe dónde está Rajoy?

En circunstancias normales a cualquiera nos costaría justificar por qué hacemos algo que hemos dicho, por activa y por pasiva, que no íbamos a hacer. A Montoro, y al resto de ministros, y al Presidente (¿alguien lo ha visto?, estoy empezando a preocuparme), no les cuesta nada porque se limitan decir que no les gusta lo que hacen, que si es por ellos no lo harían pero que no les queda más remedio.

Porque la culpa es de la herencia recibida del PSOE, y porque así lo manda Europa. Los recortes ‘obedecen a las recomendaciones de la UE, que son obligaciones’. El Gobierno se ha convertido en un niño que hace los deberes porque se lo mandan sus padres aunque el preferiría irse a jugar al parque. Y así es muy fácil gobernar: si salen bien las cosas, genial, ‘ya lo decía yo que había que seguir las instrucciones‘; si salen mal, la culpa es de quien me ha obligado a hacerlas, ‘porque no me dejó hacerlas como a mí me hubiera gustado’.

Si realmente la situación es así, y no queda más remedio que tomar esas medidas, al menos no empeores las cosas con manifestaciones fuera de lugar.

No soy economista, pero no creo que decir que ‘no hay dinero en las arcas públicas para pagar servicios, sea la mejor manera de generar la tan famosa confianza de los mercados. Y decirlo el día antes de una subasta de bonos, pues parece que tampoco.

Tampoco parece la mejor manera de justificar la rebaja de salario de los funcionarios. Suena a ‘siempre será mejor cobrar menor que no cobrara nada. De usted depende’. Otro recurso es la utilización de la neolengua, ampliamente dominado por el Gobierno, o tratar directamente de tontos a los ciudadanos y decir cosas como que ‘no hay una bajada de las retribuciones, lo que hay es un retraimiento de la paga de diciembre que queda postergada a su inclusión en el fondo de pensiones’.

Oiga, que usted va a cobrar menos, pero eso no significa que le baje el sueldo, se lo estoy retrayendo, que no es lo mismo, y que ya si acaso dentro de tres años se lo devuelvo… Porque solo se les devolverá si se cumple el déficit en 2015. Y ya sabemos que eso de cumplir con los déficits previstos a los Gobiernos españoles no les sale del todo bien. O sea, que esa postergación puede ser… indefinida.

La idea fuerza del Gobierno, y así lo manifestó Montoro, es que tienen la intención de ‘asimilar el trabajo del funcionario al régimen de la empresa privada’, algo que significa ‘pedirle al funcionario que trabaje más tiempo y eso es positivo’. Es decir que te está diciendo, a ti funcionario, que trabajas poco y que eso no puede ser. Y la cuestión no es que trabajes bien, sino que trabajes más tiempo, siguiendo esa lógica tan española de equiparar mayor productividad en el trabajo con más tiempo en el puesto de trabajo. Y así nos va.

Y no te quejes, no vaya a ser que acepten la invitación de la CEOE de despedir funcionarios, mejor que bajarles el sueldo. Que ya sabemos que no hay nada que defina mejor a la empresa privada en nuestro pais que su capacidad para despedir trabajadores.

En fin, que me he ido del tema. Que yo había venido aquí a recomendarle un par de canciones al ministro Montoro para hacerle más llevaderos estos días de tanto recorte,… quiero decir,… trabajo,… tanto trabajo.

Creo que se sentirá idenficado y que le gustarán…

The Beatles – Taxman

Sr.Chinarro – Dinero (otra vez no)

PD. Que me dicen que mientras escribo esto Rajoy está… en su despacho. Pues ya me quedo más tranquilo.


canciones de la semana (46)

15/07/2012

Acaba de proclamarse la selección española sub-19 Campeona de Europa de la categoría, y me acuerdo de que hace ya bastantes semanas que no he puesto ningún grupo español en las canciones de la semana.

Exactamente desde la semana 38 cuando puse ‘Mentiras‘ de Dinero, coincidiendo con la celebración esa semana del Polifonik Sound en Barbastro.

Ya va siendo hora, pues, de volver a poner la mirada en la música patria. Y es que, como dice Rajoy, “España es un gran país y tiene, sobre todo, españoles“. Y entre esos españoles algunos hacen música. Incluso cantada en inglés.

La CenaBlackjack (Historias al revés)

PolockSometimes (Getting down from the trees)


servicios públicos y funcionarios

14/07/2012

Los funcionarios y empleados públicos en general están en el disparadero de las políticas de recortes del Gobierno.  Se ha anunciado la supresión de la paga ‘extra‘ de navidad, lo que se traduce en una bajada de sueldo de aproximadamente un 7%. Y no es la primera. También les reducen el número de ‘moscosos‘, el número de días de libre disposición del que disponen.

En este contexto me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre los servicios públicos y los funcionarios que trabajan en ellos.

A ver cómo digo las cosas sin parecer injusto, insolidario o demagogo.

Para empezar me gustaría apuntar dos ideas fundamentales que sustentan mi posición al respecto:

1. Soy defensor del sector público y de los servicios públicos. De todos los servicios públicos: sanidad, educación, servicios sociales,… Por eso estoy en contra de la privatización de los mismos, porque no creo que el simple hecho de liberalizar y privatizar un servicio que presta la Administración Pública es garantía de mayor calidad en el mismo, y de una gestión más eficaz y eficiente.

2. Me parece absolutamente injusto que a cualquier trabajador se le rebaje unilateralmente el sueldo. A cualquier trabajador: ya sea empleado del sector privado, funcionario o personal laboral del sector público.

Para un Gobierno, y más en una época de crisis tan profunda como la actual, resulta especialmente sencillo recortar los salarios de los funcionarios y del resto de los empleados públicos. Por dos motivos: el primero, y fundamental, porque lo puede hacer a golpe de decreto, sin negociación y suponiendo un efecto inmediato en la reducción del gasto público. En segundo lugar porque la contestación ante esta medida por parte de la opinión pública va a ser, a priori, limitada, ya que no necesariamente lo va a ver como algo negativo por definición.

¿Por qué  la gente no va a ver como algo negativo la reducción de sueldo y de derechos laborales de los funcionarios? La respuesta es sencilla: porque la gente tiene en muchos casos una imagen negativa de los funcionarios. Los ven (los vemos) en ocasiones como trabajadores privilegiados. El estereotipo del funcionario español es el de un trabajador que trabaja poco, se escaquea mucho y cobra por no hacer su trabajo, o al menos por no hacer todo lo bien que debería su trabajo. Como todo estereotipo tiene una base real, deformada y exagerada, pero real. Por otra parte, como generalización que es, se trata de un pensamiento discrimiatorio porque evidentemente no todos los funcionarios son así, y como en otros ámbitos de la vida terminan pagando justos por pecadores.

Todos tenemos familiares, amigos o conocidos que trabajan en la Administración Pública que nos cuentan comportamientos en su lugar de trabajo que seguramente no compartimos y que denunciamos. Todos somos usuarios de servicios públicos y no siempre hemos sido tratados y atendidos con la diligencia y efectividad que merecíamos. Cualquiera que niegue esto falta a la verdad.

Por esta razón es habitual que la ciudadanía proteste enérgicamente por los recortes en los servicios públicos (sanidad, educación, servicios sociales, prestaciones por desempleo,…), pero no por los recortes en los sueldos de los funcionarios (y otros empleados públicos) que trabajan en esos servicios.

Los funcionarios suelen utilizar como argumento que ellos han aprobado una oposición y que en virtud de eso acceden a un puesto fijo en la administración con unos derechos laborales asociados. Y tienen razón. Sin embargo, aprobar la oposición y convertirse en funcionario de carrera no es final. Al contrario, es el comienzo de esa carrera de funcionario en la prestación de un servicio público dirigido al ciudadano.

El hecho de haber aprobado la oposición no legitima cualquier comportamiento que tenga el funcionario en su puesto de trabajo. Por supuesto que le da derecho a disfrutar de unos derechos laborales que se han ido logrando a lo largo del tiempo, como ocurre en el sector privado. Pero de la misma manera que tienen derechos, también tiene asignadas unas obligaciones en el desempeño de su trabajo. Y sinceramente, ¿han escuchado alguna vez a algún funcionario hablar de sus obligaciones?

Trabajar en la Administración Pública significa trabajar al servicio del ciudadano, del contribuyente que con sus impuestos paga esos servicios públicos y como parte importante de ellos las nóminas de los empleados públicos. La obligación del funcionario (y del resto de empleados públicos) es cumplir eficaz y eficientemente con sus funciones que consisten en  prestar un servicio de calidad a los ciudadanos. Nadie tiene la obligación de hacerse funcionario, pero todos los funcionarios tienen la obligación de cumplir con sus funciones ante el resto de los ciudadanos.

Decía al principio que soy defensor de los servicios públicos y que, por convicción, estoy en desacuerdo con la opinión de que invariablemente lo privado funciona mejor que lo público. Pero estoy a favor de los servicios públicos de calidad, bien gestionados y bien prestados. Y para que esto ocurra se tienen que dar dos condiciones: una adecuada provisión de recursos económicos y materiales, por una parte; y una adecuada selección y gestión de los recursos humanos, por otra. Si una de las dos falla, lo que se resiente es la calidad del servicio y por consiguiente el pagano de esa situación es el ciudadano.

Por ello, de la misma manera que debemos ser combativos frente a los recortes injustos en los presupuestos asignados a los servicios públicos y sociales, debemos ser combativos frente a los comportamientos injustos de los empleados públicos. Porque hacer esto último no es atacar los derechos de los funcionarios, sino que es defender los derechos de los ciudadanos.

Estoy en contra de que a los funcionarios, como al resto de trabajadores públicos o del sector privado, se les rebaje el sueldo y se les recorte derechos laborales de manera unilateral y por lo tanto injusta. Estoy en contra de que se recorten, no solo los sueldos y los derechos laborales, si no directamente las plantillas de médicos, maestros, bomberos, trabajadores sociales, administrativos, técnicos socioculturales y cualquier otro perfil de empleado público cuando sean necesarios. Pero también estoy en contra de que esos puestos los ocupen médicos, maestros, bomberos, trabajadores sociales, administrativos, técnicos socioculturales y cualquier otro perfil de empleado público que incumple sus obligaciones y que se ven legitimados para actuar de esa manera alegando que han a probado una oposición.

El hecho de tener más funcionarios no garantiza un mejor servicio público. El hecho de tener menos funcionarios, peor pagados y con peores condiciones laborales seguramente sí. Por eso yo no estoy a favor de que los recortes supongan reducción de sueldos, derechos y plantillas basados únicamente en la lógica de una disminución del gasto. Las plantillas de empleados públicos tienen que ser proporcionadas, eficaces y eficientes.

Uno no es más defensor del sector público solo por pedir más gasto público, o por defender acríticamente a los funcionarios.

Como trabajador defenderé los derechos laborales de los funcionarios. Como ciudadano exigiré que los funcionarios cumplan sus obligaciones laborales de atención y servicio públicos. Y haré ambas cosas con la misma fuerza y la misma convicción.

Si pensar así es injusto: soy injusto. Si pensar así es insolidario: soy insolidario. Si pensar así es demagógico: soy demagogo.