el mercado laboral según Cospedal

El País publicaba una larga entrevista con María Dolores de Cospedal, Secretaria General del Partido Popular y Presidenta de Castilla-La Mancha. En la actulidad es uno de los pocos medios en los que los representantes del Partido Popular juegan en campo contrario y pueden llegar a enfrentarse a preguntas que les pueden resultar incómodas.

El resultado es una entrevista que en ocasiones parece un cuestionario, por lo escueto e inconcreto de algunas respuestas; y que en general se mueve por las vaguedades de muchas respuestas, salidas por la tangente en otras e incluso, en alguna ocasión, respuestas cortantes y evasivas.

En primer lugar llama la atención que, a pesar de que en uno de los últimos Consejos de Ministros se avanzó que este año se van a perder otros 630.000 puestos de trabajo, Cospedal asegura que “antes de un año la situación estará cambiando de forma sustancial y habrá creación de empleo“. Es decir, una cosa (aumento del paro) y la contraria (creación de empleo) en el mismo periodo de tiempo. Desde luego tienen el acierto asegurado.

A continuación afirma que la Reforma Laboral va a servir como “dique de contención” (utiliza esta expresión en dos ocasiones). En la primera ocasión dice que ese dique servira “para que no se siga destruyendo empleo“, y en la segunda que además “creará empleo antes de un año“. Es decir, en menos de un año y gracias a la Reforma Laboral, no solo vaticina que se frenará la destrucción de puestos de trabajo, sino que incluso se creará empleo. Si esto es así, ¿cómo se entiende que el Gobierno nos anunciara recientemente la destrucción de otros 630.000 puestos de trabajo este año?

La justificación y defensa de las bondades de la Reforma Laboral alcanza niveles de argumentación que creo que nos son propios de su cargo. Principalmente cuando afirma que “la reforma gusta mucho a los que no tienen empleo y quieren trabajar“. La reforma laboral, ¿gusta? ¿Qué clase de argumento es ese? Cuando el periodista le solicita “algún dato para demostrarlo“, Cospedal presenta el siguiente argumento absolutamente irrefutable: “Si a una persona sin trabajo se le pregunta si, en caso de despido, le parece bien que la indemnización sea menor, no le va a gustar. Pero si hicieran una encuesta entre las personas que están en el paro, yo creo que la mayoría querría cualquier vía para acceder a un empleo“.

El problema es que esa respuesta no presenta ningún ‘dato’ que avale que a los desempleados les gusta la Reforma Laboral. Es simplemente una opinión que, independientemente de la existencia de la Reforma, todo el mundo firmaría, es decir, que los desempleados quieren que aumenten sus vías de incorporación laboral. No dudo que la aspiración de la Reforma sea crear empleo, pero un aspiración no es un dato, ni por supuesto una evidencia de éxito.

Otro aspecto que me gustaría resaltar de la entrevista es su idea de productividad en el trabajo. Preguntada por las declaraciones del Presidente de Mercadona en las que ponía como ejemplo a seguir la productividad de los bazares chinos, Cospedal responde categórica que “sin interpretar las palabras de nadie, yo creo que en España hace falta trabajar más“. No mejor, ni de otra manera. Sencillamente hay que trabajar más horas (cobrando lo mismo, por supuesto). Denota su respuesta una visión muy reducida de lo que es la productividad laboral, equiparándola simplemente a más horas en el puesto de trabajo. Esa es una visión muy española: se produce más si se está más horas en el trabajo.

El problema es que los datos no dicen eso. En España, según la OCDE, se trabaja de media al año, más horas que en Alemania (ese referente en la actualidad para todo lo que tiene que ver con el mercado laboral, salvo para lo salarios, claro está), que en el Reino Unido, Suecia o Noruega, por poner solo unos ejemplos de paises cuyas economías van bastante mejor que la nuestra.

Resulta bastante procupante que por parte del partido en el Gobierno se considere que el problema de la baja productividad de nuestro mercado de trabajo sea una cuestión puramente cuantitativa, y no se tengan en cuenta los componente cualitativos de los trabajos y de las relaciones laborales, como elementos decisivos para la productividad de los trabajadores y, por lo tanto, para la competitividd de las empresas. Es lo que en otro post denominaba la poesía y prosa de las relaciones laborales. Y queda claro que al PP le gusta mucho más la prosa, es decir, el trabajador ‘amarrado al duro banco’ como forma de ser productivo, frente a las veleidades relacionadas con la motivación o la safisfacción laborales como factores que incrementan la productividad.

Resulta curioso como Cospedal se pone de ejemplo ella misma en lo de trabajar muchas horas. Y lo hace de una forma peculiar, ya que al ser preguntada por la manera en que distribuye su tiempo de trabajo entre la Secretaría General del PP y la Presidencia del Castilla-La Mancha (parecería lógico pensar que podrían ser cargos incompatibles de facto por las enormes responsabilidades que ambos conllevan), responde que dedica “muchas a las dos cosas, porque trabajo muchas horas al día“.  Para apostillar que “¿No se han enterado de que las mujeres podemos hacer dos cosas a la vez?” De nuevo un argmento peregrino para alguien de su posición y responsabilidad.

Eso sí, se vanagloria de que a pesar de sus dos trabajos solo cobra el sueldo de Presidenta de Castilla-La Mancha, habiendo renunciado al suledo del cargo de partido, y que lo podremos comprobar dentro de poco cuando su declaración del año pasado se haga pública. De lo que no hay duda es de que habrá ganado menos que en 2010 cuando percibió más de 220.000 euros de varios cargos, todos ellos con cargo a presupuestos públicos. Todo un gesto de ‘austeridad’, sin duda.

Porque la austeridad y la buena gestión comienzan sabiendo dónde y cuánto se gasta en los asuntos de su responsabilidad. Y así lo demuestra ella haciendo gala de esa transparencia que tanto pregona el PP:

P. Por ejemplo ¿Cuánto ha costado el congreso?

R. De eso en este momento no tengo ni idea.

Hay que reconocerle que pudiendo haber respondido que “ni puta idea”, se conformará con un educado: “de eso en este momento ni idea“. Seguramente sobre otras cosas o, quizás, en otro momento si tenga idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: