ciudadano wert y la reforma del sistema educativo

El Gobierno ha anunciado este martes una amplia reforma del sistema educativo. Otra, y van no sé cuantas, reforma más del sistema educativo español. Con las reformas de la educación pasa algo parecido que con las reformas laborales: se hacen muchas y ningunas sirve realmente para mucho.

Tampoco es que haya sorprendido a nadie que el nuevo Gobierno haya establecido reformas en el sistema educativo español. Lo hacen todos los Gobiernos. De momento no parece que vaya a cambiar la ley, algo muy del gusto de los nuevos Gobiernos. Parece conformarse con medidas puntuales pero de hondo calado.

Como si estuviéramos en el colegio haremos un comentario de texto de algunas de estas medidas anunciadas hoy por el Ministro Wert (les recuerdo que es sociólogo así que un respeto):

1. Sustitución de la asignatura Educación para la ciudadanía por la asignatura Educación cívica y constitucional

Cualquiera que haya visto el programa de Educación para la ciudadanía para primaria y secundaria puede pensar que no parecen asignaturas muy peligrosas. Pero eso es porque no tienen la capacidad analítica de un sociólogo que es capaz de ver en esos programas un profundo “adoctrinamiento ideológico”, que por supuesto es necesario evitar. Desde mis miopes ojos de sociólogo le preguntaría al Ministro Wert si conoce algo más algo más adoctrinador que la religión (que es doctrina por definición), que es una materia que se imparte como asignatura evaluable en la educación pública. La religión es una asignatura de la hostia, no como Educación para la ciudadanía que solo pretende evitarlas.

La solución, según el ministro, es su sustitución por una asignatura “libre de cuestiones controvertidas”. Claro, claro, esto es fundamental, no vaya a ser que los estudiantes piensen.  Como decía El Barón Rojo (@elbaronrojo) en uno de sus tuits: La Ciudadanía no necesita más Educación que la de ‘Buenos Días’, ‘Si señor’ y ‘Lo que usted mande’. El resto son extravagancias.

La propuesta de nueva asignatura se llama Educación cívica y constitucional, y deberá proporcionar a los alumnos el conocimiento de la Constitución Española. Tiene como objetivo la formación de ciudadanos “libres y responsables con capacidad de ser sujetos activos”. En mi opinión esta asignatura va a tener el efecto contrario porque potenciar el estudio de la Constitución provocará que más gente quiera ser funcionario porque ya llevarán aprendidos esos temas del bloque común.

2. Reforma del acceso a la carrera docente

Con esta estoy de acuerdo. Aquí partimos de la premisa de que el concepto carrera docente es un oxímoron. El profesorado es uno de los colectivos más conservadores y acomodados que existe. El ministro ha manifestado que “es el momento de replantear el sistema de acceso a la carrera docente y sustituirlo por otro que garantice el acceso de los mejores docentes. Tenemos que atraer a los mejores docentes”.

Solo les daré un dato que confirma la validez de esta necesidad: yo podría ser profesor de secundaria. Yo tengo un título (firmado por su Majestad el Rey de España) que pone en letras grandes “CERTIFICADO DE APTITUD PEDAGÓGICA”. Mi nombre junto al concepto aptitud pedagógica es otro oxímoron: yo no tengo ninguna aptitud pedagógica. Un sistema que me permite a mi dar clases es un sistema educativo fallido. Existe una necesidad imperiosa de mejorar el sistema de acceso a la profesión docente y, de verdad, convertirla en verdadera carrera docente.

3. Enseñanza de inglés desde la educación infantil

Nadie puede estar en contra de esta medida. El español es, por definición, un zote con los idiomas y parece que la escuela puede ser el mejor lugar para revertir esta situación desde pequeñitos. El Ministro ha anunciado que fomentará la enseñanza bilingüe español-inglés desde el segundo ciclo de enseñanza infantil hasta el bachillerato, “sustituyendo el enfoque de estudiar inglés por el de estudiar en inglés”. Yo aquí le veo un déficit: si estudiando inglés no hemos aprendido, estudiando EN inglés no vamos a saber ni encontrar la puerta para salir del aula.

Yo creo que con lo de la educación bilingüe vamos a estar hasta el día del juicio final. Eso sí, la sentencia nos la tendrán que leer en español porque si no, no la entenderemos.

Y todo esto sin profundizar en la, necesaria no, imprescindible reforma del sistema universitario español. Un sistema que permite que alguien como yo tenga dos títulos universitarios (Sociología y Trabajo Social) no puede ser bueno.

PD. En mi defensa diré que soy capaz de leer comprendiendo lo que leo y escribir sin faltas de ortografía (exceptuando la acentuación de diptongos y triptongos). No como el maravilloso jurado popular del juicio de Camps que dejó para la posteridad esta memorable acta de sentencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: