prestación social compensatoria

29/02/2012

Fui, creo, la última promoción de objetores de conciencia antes de que se eliminara el Servicio Militar Obligatorio, la famosa ‘Mili’. Fui, por tanto, la última promoción que realizó la Prestación Social Sustitutoria. La ‘Objeción’ consistía precisamente en realizar labores de carácter social en sustitución de la ‘Mili’. Los más intrépidos, los insumisos, sustituían el cuartel por la celda.

Mi Prestación Social Sustitutoria fue cómoda, muy cómoda. Había terminado la carrera de Trabajo Social en la Universidad de Zaragoza y estaba a punto de comenzar el segundo ciclo de Sociología en la Universidad Pública de Navarra. Durante los meses de veranos estuve realizando labores de apoyo a la trabajadora social de la Asamblea de la Cruz Roja en Monzón. Con el inicio del curso, y hasta completar los 9 meses que duraba la prestación social, realicé tareas administrativas y de apoyo en el Área de Trabajo Social de la sede de Cruz Roja en Pamplona. Me lo tomé como una especie de prácticas no laborales en el sector de los Servicios Sociales. Sin embargo, nunca tuve la sensación de estar sustituyendo a un trabajador del ramo.

La nueva Reforma Laboral abre la puerta a las comunidades autónomas para que puedan firmar convenios con el Gobierno de manera que los parados que no estén recibiendo cursos de formación puedan realizar servicios sociales. Es decir, establece de facto una especie de Prestación Social Compensatoria para quienes estén cobrando la prestación por desempleo. El cobro de una prestación por desempleo responde a un derecho aduirido por el trabajador en base a un periodode cotización previo (superior a 12 mses), de manera que resulta cuestionable que el trabajador compense con un ‘trabajo social’ el cobro de una prestación económica a la que ya tiene, sencillamente, derecho.

Por otra parte surge la duda de si con esta medida lo que se pretende es, en realidad, realizar con trabajadores desempleados (y por lo tanto ‘voluntarios’) trabajos que en otras circunstancias estarían desarrollados por trabajadores asalariados. El Gobierno se ha apresurado a negar esta posibilidad, pero la necesidad de amortizar plazas públicas debido a los recortes parece hacer más creible esta estrategia.

Tampoco dejan claro si esta contraprestación social por parte de los beneficiarios de una prestación por desempleo será de carácter obligatorio o si el desempleado tendrá capacidad de decisión. En caso de que sea de carácter no opcional significará que el ejercicio de un derecho se vinculará al acatamiento de una obligación, lo que hará, sin duda, más injusta la medida. Creándose, además, la paradójica figura del ‘voluntario obligado’.

Tal y como he dicho al principio, soy diplomado en Trabajo Social, y aunque nunca he ejercido como trabajador social más allá de las prácticas de la carrera o de mis tareas durante la Prestación Social Sustitutoria, siempre me ha molestado que se utilice, como hace esta reforma laboral, la realización de un trabajo social o de servicios sociales como sinónimo de contraprestación social o actividad obligatoria para acceder a un derecho.

En definitiva, tanto en el fondo como en la forma esta medida me parece, simplemente, injusta.

Anuncios

canciones de la semana (29)

26/02/2012

Un par de grupos americanos que llevaban un tiempo sin publicar albumes nuevos.

En primer lugar Nada Surf, que si bien publicaron un disco de versiones en 2010 (‘If I had a Hi-Fi’), su último disco era de 2008 (‘Lucky’). En 2012 han publicado The Stars Are Indifferent To Astronomy‘.

En segundo lugar, The Shins, que no sacaban disco desde 2007 (‘Wincing the Night Away‘), y que en 2012 vuelve con ‘Port of tomorrow‘, que se publica en marzo.

En los dos casos los vídeos corresponden a los primeros singles de ambos discos.

Nada Surf – When I was young

The Shins – Simple song


policia nacional: al servicio de la sociedad

22/02/2012

El perfil de twitter de la Policia Nacional (@policia) dice que son ‘76.000 hombres y mujeres al servicio de la sociedad‘. Supongo que en este número, tan redondo por otra parte, estarán incluidos los policias nacionales que estos días han actuado en Valencia al servicio de la sociedad valenciana.

Supongo también que ese servicio a la sociedad les hace arremeter contra dos niñas y estamparlas contra un coche. Y lo entiendo: no podemos permitir que los estudiantes quieran calefacción en las aulas. No es más que otro ejemplo de que nos hemos acostumbrado, y los estudiantes especialmente, a vivir por encima de nuestras posibilidades. Además, la calefacción a base de hostias policiales es más barata y sostenible.

Supongo también que los que llevamos gafas somos, de natural, unos tipos muy violentos y nos merecemos sopapos preventivos. La sociedad no puede estar amedrentada por jóvenes con gafas.

Hay que reconocer el trabajo de la policia en contra de la discriminación. Sus cargas son indiscriminadas y en su afán igualitario son igualmente efectivos sin distinción de sexo, edad o profesión. Así son capaces de trabajar en pos de…

… jóvenes…

… adultos…

… o ancianos.

La profesión tampoco es un problema: están al servicio tanto de políticos como de periodistas.

Así las cosas es fácil entender que los padres valencianos sean firmes partidarios de ese consejo tan paterno de: “hija, si tienes un problema llama a la policia”.

Cuando aparezcan, la tranquilidad se verá reflejada rápidamente en su cara.


canciones de la semana (28)

19/02/2012

Corto y al pie.

Mucho – La casa en pie

Gaoler’s Daughter – How Do You Know


poesía y prosa de las relaciones laborales

17/02/2012

El domingo pasado, leyendo este reportaje de El País titulado ¿Por qué cuesta tanto llevarse bien con el jefe?, descubrí una profesión. La primera protagonista del artículo se presenta como Directora de personas y valores. Y ¿qué hace exactamente una Directora de personas y valores? Pues, al parecer, “ser cómplice del bienestar de los colaboradores”.

Ella dice estar comprometida con demostrar a otras empresas que no hay nada más eficiente y sostenible que hacer precisamente eso: fomentar el bienestar de los colaboradores. Cuando habla de colaboradores se refiere a trabajadores, pero al parecer ese concepto (trabajador) es poco eficiente y sostenible en esto del new management. Colaborador suena mucho mejor, sin duda. Más connotativo. Más poético.

Todo esto viene a cuento de que muchos… empleados se sienten tratados como máquinas y detestan su lugar de trabajo y de que los jefes, por su parte, se quejan de la falta de motivación y de eficiencia de sus… colaboradores. Nótese el sutil matiz de que en la primera frase hablamos de empleados (como sinónimos de máquinas) y en la segunda, cuando hablamos de motivación, hemos mutado en colaboradores.

La clave la encontramos, según los expertos, en la falta de compromiso de los trabajadores,… perdón, colaboradores con su empresa. Según la Asociación Española de Directivos de Personal (Aedipe), seis de cada diez empleados, el 63 por ciento, de las compañías no está comprometido en estos momentos con su organización.

Claro que ellos, los expertos digo, tampoco lo llaman ‘compromiso’, lo denominan ‘engagement‘. También, sin duda, mucho más poético y evocador. Tanto, que son capaces de organizar una Jornada bajo el título de “¿Amor al trabajo?: Employee engagement y productividad”. No me digan que no es pura lírica.

Detrás de ese ostentoso título la verdad es que hay poco, ya que reconocen que “es difícil medir el grado de engagement de las personas de una empresa”. Entonces, ¿si no podemos medirlo como podemos valorarlo? Yo tampoco lo sé, pero eso no importa porque añaden que “sí sabemos que aquellas que se implican emocionalmente con ella son un 4% más productivos”. Vamos, que igual que han dicho un 4%, podrían haber dicho un 10%, un 20% o un 40% más productivos. Básicamente porque tampoco sabemos medir y cuantificar la productividad de un trabajador.

¿Cómo lograr, entonces, que los colaboradores se impliquen emocionalmente con la empresa? Sencillo. Simplemente “es necesario generar cultura organizacional que favorezca la conexión de la gente con el proyecto”. Pues eso, poesía.

Algunos trabajadores (aquí sí) reconocen “rendir por debajo de sus posibilidades y capacidades, haciendo el mínimo esfuerzo para cumplir con sus obligaciones profesionales”. En cualquier caso cumplen con sus obligaciones. Eso debería ser suficiente. Pues no: según los expertos hay que “convertir a los empleados en gente que va más allá de sus obligaciones”. Entonces, y solo entonces, parece ser que estarán verdaderamente motivados y comprometidos con la empresa. Es lo que tiene el lenguaje denotativo. Pura prosa.

Si esto no es suficiente, ya se ha encargado el Gobierno del PP de dar una vuelta de tuerca para fomentar la motivación y el compromiso con la empresa de (ahora) los simples asalariados: se introduce más inseguridad para todos los trabajadores, lo que, en su personal interpretación, incentivará el esfuerzo y la productividad.

La reforma laboral es pura motivación. Pura prosa.

Lo demás, poesía.


canciones de la semana (27)

12/02/2012

Tranquilos que no voy a poner el video de “I will always love you” de Whitney Houston. Bueno, o simplemente Whitney, que el pueblo, cuando alguien la casca, coge muchas confianzas con el finado, la finada en este caso, y la llama por el nombre. Como homenaje y signo de respeto y tal.

La lástima es que por 21 años no podrá formar parte del Club de los 27, ese selecto grupo de cantantes muertos a los 27 años. Whitney tenía ya 48 castañas. Y ni una más que va a tener. Pero vivirá por siempre en nuestros corazones y en nuestros oídos.

Pues nada, un par de cancionzuelas de grupos españoles que nada tienen que ver ni con el soul en particular, ni con la música negra en general.

Maga – El ruido que me sigue siempre

Guatafán – Chicas de oro

PD. Bueno, bueno, que uno no es de piedra,… Aquí os dejo el enlace del vídeo de “I will always love you“.


alguien puso droga en mi solomillo

10/02/2012

Anda media España enfurecida por la sanción de Contador y la otra media encabronada por la inhabilitación al juez Garzón. Ni una mitad ni la otra necesariamente tienen conocimientos en derecho deportivo o en derecho penal. Qué más da. Un español es capaz de opinar de lo que tiene conocimiento y de lo que no tiene ni idea.

En lo de Garzón no me meto porque no tengo ni idea. Además en ‘El Gato al Agua’ de Intereconomía un 26% de los mensajes dicen que la inhabilitación no es justa. Ese dato es muy revelador.

De derecho deportivo y doping tampoco sé mucho por lo que me limitaré a dejar algunas reflexiones sobre el caso Contador:

1. En el TAS prevalece la presunción de culpabilidad frente a la de inocencia. Eso nos puede parecer bien, mal o regular. Pero es para todos los deportistas. No solo para Contador.

2. Si creemos la versión de la ternera adulterada con clembuterol, aceptamos que los controles sanitarios en España son deficientes. Eso sí, aceptamos esa versión sin pruebas, ya que Contador no ha conseguido demostrarla.

3. Que Contador de la rueda de prensa acompañado de su actual director deportivo, Bjarne Riis, que se dopó durante 5 años, no creo que sea lo más aconsejable y recomendable en estos momentos.

4. La reacción de la gente a través de redes sociales y, lo que es más preocupante, de políticos a vueltas con los vídeos irónicos de los guiñoles de Canal Plus Francia sobre el deporte español, está alcanzado niveles de estulticia colectiva en grado máximo.

5. Propongo un nuevo lema para la Agencia Estatal Antidopaje: “Tolerancia cero con el doping… de los demás”.

En fin, que lo de Contador me suena a excusa de adolescente que cuando se cruza con su padres por el pasillo tambaleándose por la borrachera dice aquello tan gracioso de: “yo no he bebido alcohol, alguien puso algo en mi bebida“.

En su caso: “yo no me he dopado, alguien puso clembuterol en mi solomillo“.

PD. Por cierto, el porcentaje en ‘El Gato al Agua’ de los que piensan que la condena a Garzón es injusta ya está en el 15% (y bajando). Ya va siendo más normal.