los diez mandamientos de la ceoe

Falta apenas una semana para la investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno. Se prevé que la sesión tenga lugar el próximo 20 de diciembre. Después, supongo, se irá de vacaciones de Navidad y volverá después de Reyes. Aprovechará para pedirle a Papá Noel (no sé si él lo llamará PP Noel) y a los Reyes Magos que Empresarios y Sindicatos hayan acordado para entonces una reforma del mercado laboral y no tener que gobernar y elaborarla él. Él no se ha hecho presidente para trabajar.

Amigos, como son, de sus amigos los empresarios llevan varias semanas dejando claro cuáles son sus propuestas, no ya solo para la reforma laboral sino para la recuperación general de su economía, de manera que Rajoy se encuentre el trabajo hecho, ya que no les interesa llegar a acuerdos con los sindicatos en aquellos puntos que sabe que el PP tiene su misma posición.

Revisando la prensa de estas últimas semanas se pueden vislumbrar los diez mandamientos de la CEOE tallados en piedra  para salir de su crisis. Son éstos:

1. Reestructuración del sector bancario

La CEOE menciona como prioridad del nuevo Ejecutivo la reestructuración del sector bancario para “restablecer los flujos de crédito” y aliviar una situación que considera asfixiante. Según datos del Banco de España entre enero de 2008 y junio de 2011 se han destinado 105.000 millones de euros para el saneamiento de las entidades antes de recapitalizarlas, en forma de dotación de provisiones y saneamiento con cargo a reservas en las fusiones.

Los bancos son empresas, y por lo tanto potenciales asociados de la CEOE. Quizás seria más conveniente que la patronal pregunte directamente a las entidades financieras en qué están utilizando esa provisión para su recapitalización y por qué sigue sin fluir el crédito entre las empresas.

2. Racionalizar el gasto público

En su opinión, aún es necesario más medidas de recorte del gasto público ya que “las medidas de austeridad han sido pocas y el control del gasto ha sido poco”.

Desde la CEOE se considera que es necesario controlar el gasto público y “gastar sólo lo que podemos y no más”, por lo que reclamó que se establezcan “responsabilidades personales” para los gestores de las administraciones públicas que gasten más de lo que se pueden permitir.

Esto resulta muy curioso cuando en el caso de las empresas privadas, los empresarios se las arreglan, en ocasiones muy pero que muy bien, para no responder personalmente en situaciones de quiebra de sus empresas por su incompetencia manifiesta o su negligencia.

Tampoco exigen responsabilidades penales, ni siquiera patrimoniales a gestores financieros, agencias de calificación o instituciones que hubieran incurrido en delitos.

3. Aumentar la colaboración público-privada

Aquí la CEOE parte de su máxima de que “los servicios públicos deben gestionarse como si fueran privados”. Traducido quiere decir que el gasto público hay que destinarlo a pagar a empresas privadas para que hagan lo que tendría que hacer la administración pública, bien a nivel estatal, autonómica o local.

Realmente son más partidarios de la privatización de los servicios públicos, pero hasta llegar eso tampoco les parece del todo mal lo que les gusta denominar colaboración público-privada. Es decir, la Administración Publica colaborar en el enriquecimiento de las empresas privadas. En ningún momento se habla de ofrecer un servicio de calidad al ciudadano.

Los ejemplos se han empezado a dar en Castilla La-Mancha y en Cataluña en materias de educación y sanidad fundamentalmente. En Aragón también parecen destinados a esta opción.

4. Copago en la sanidad y en la justicia

Proponen el copago en sanidad y justicia, dicen para controlar el gasto que ha aumentado por encima del IPC y también más rápido que el crecimiento de la economía española, por lo que es “absolutamente insostenible” mantener el crecimiento del gasto por encima de la inflación y el PIB y por lo tanto son precisas “medidas disuasorias” del abuso de los servicios públicos como el copago.

A fuerza de repetir el concepto copago casi se nos olvida que realmente es repago, pues la sanidad ya la pagamos todos a través de impuestos.

Son más originales en la propuesta del copago en el caso de la justicia para  “intentar frenar la avalancha de denuncias que llegan a los distintos juzgados”. A su juicio, es necesario un “modelo disuasorio” para recurrir a los tribunales “solo cuando sea necesario”.

Han sido prudentes y de momento no han señalado cuáles son las ocasiones necesarias, pues supongo que solo ellos sabrán y podrán decidir cuando alguien puede o no presentar denuncia. Sobre todo en lo que a derecho laboral se refiere.

También resulta revelador su fe absoluta en las medidas disuasorias… para todo.

5. Combatir la economía sumergida

Resulta muy loable por su parte  demandar la lucha contra la economía sumergida “para aumentar la recaudación de impuestos y de cotizaciones sociales”. Máxime cuando según Gestha (Técnicos del Ministerio de Hacienda), más del 71% de la evasión fiscal anual la cometen las grandes fortunas, corporaciones empresariales y grandes empresas de España.

Nada dicen de los paraísos fiscales. Y no será porque no los conocen bien, ya que las mayores compañías españolas son propietarias de 108 sociedades en territorios ‘offshore’.

6. Reducir las modalidades de contratos

Según la Guía Laboral del Ministerio de Trabajo e Inmigración actualmente existe una veintena de contratos de trabajo, con sus correspondientes incentivos. La CEOE considera que el número de tipos de contratos se debería reducir, ya que un sistema con 43 tipos de contratos distintos no funciona. Es decir que entre, según ellos, 43 modalidades de contrato diferentes no encuentran ninguna que se adecúe a las necesidades particulares de cada tipo de empresa. Consideran que el número debería reducirse a 5 ó 6.

Supongo que entre ellos estarán los minijobs (empleos que tengan un sueldo de 400 euros al mes) y los contratos que recuperen la figura del aprendiz. Este último caso tendría un sueldo inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), ya que propone que un joven que salga de una formación profesional tenga un salario inicial de “300, 400, 500 euros” para que pueda entrar en una empresa, ya que también afirma que el SMI (641,4 euros al mes) “evita” que los jóvenes, cuya tasa de paro está por encima de 45%, puedan acceder a un primer trabajo.

Las modalidades restantes podrían ser las siguientes: esclavo a jornada completa, esclavo a tiempo parcial y contratación de niños. Ya tendríamos las 5 modalidades.

7. Reformar la negociación colectiva

La CEOE lo denomina abordar “la flexibilidad del día a día“. Aunque el Gobierno de Zapatero ya abordó esta materia hace apenas seis meses, los cambios fueron insuficientes para la patronal.

Su verdadera demanda consiste en tener más poder unilateral para la parte empresarial para, por ejemplo, modificar algunas condiciones laborales, además por supuesto de moderar los salarios (de los trabajadores claro, no de los empresarios y ejecutivos), esos seguirán siendo de los más altos de Europa. De esta manera los salarios no deberían estar ligados al IPC, como hasta ahora, sino a “otras variables como la productividad“. Lo que no dicen es qué es eso de la productividad o cómo se mide.

8. Disminuir los derechos sindicales

Esta es una derivada de la anterior en aras de hacer todavía más desigual la relación entre empresa y trabajador, limitando la representación colectiva como mecanismo de defensa de los intereses de los trabajadores.

Incluye dos medidas que limitarían los derechos de los trabajadores: los empresarios proponen limitar la representación sindical en las empresas mediante la reducción de horas dedicadas a la labor sindical. Además, plantean “restringir el ejercicio del derecho de huelga“.

La restricción del derecho a la huelga se daría en excepcionales situaciones de negociación de convenios o de sometimiento a sistemas extrajudiciales de conflictos; o la restricción del ejercicio en periodos que supongan un daño irreparable para la economía o la seguridad de las personas y las empresas.

Es decir, pretenden eliminar el derecho a la huelga como medida de presión en situaciones extremas de injusta negociación colectiva, o en momentos que ellos mismos determinen que causen un daño irreparable.

9. Abaratamiento del coste del despido

En concreto ha solicitado que la indemnización del despido improcedente para los nuevos contratos indefinidos se rebaje a 20 días (de los que 8 los abonaría el Fogasa) y el procedente “a 12 días o nada“. Eso sí, según Rosell, las propuestas empresariales se han hecho con “toda la buena intención del mundo“.

Siempre me ha llamado la atención esa apuesta de la patronal de incentivar la contratación pensando en primer lugar lo que les va a costar despedir a ese trabajador que ni siquiera han contratado todavía.

10. Posibilidad de despedir funcionarios

Su recomendación de que los servicios públicos deben gestionarse como si fueran privados les lleva a afirmar que en España sobran empleados públicos que “no hacen bien su labor”.

La solución: expedientes de regulación de empleo como en las empresas. El afán despedidor de la CEOE abarca incluso a los trabajadores que no dependen de sus empresas.

Aquí están, en definitiva, las tablas de la ley de la diosa CEOE. Ahora sólo falta ver como Mariano Rajoy, su profeta en el Gobierno, las pasa a limpio.

La economía como dios manda. La diosa en este caso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: