la verdadera casa real: el rey

Hace justo un año, en noviembre de 2010, el Barómetro del CIS indicaba que la institución que inspiraba la mayor confianza a los españoles, sólo por detrás de las Fuerzas Armadas, era la monarquía con un 5’36 de media y una desviación típica de 3’18 (para los puristas de las medidas de tendencia central en estadística).

Dudo mucho que en la actualidad repitiera ese puesto de privilegio, una vez conocidos los tejemanejes del Duque de Palma en el Caso Urdangarín. Pero en España una cosa es la monarquía y otra el Rey Juan Carlos.

Un momento perfecto para glosar la figura del primero de los españoles. El único mandatario español que valora positivamente la Embajada de Estados Unidos, tal y como supimos por los cables diplomáticos filtrados por Wikileaks el año pasado. ¡Ojo al dato!, que diría el gran José María García.

De nuestro Rey sabemos que le gusta el alpiste más que a los canarios, que ha tenido más amantes que provincias tiene España, que salvó la democracia, que es un excelente esquiador, además de un certero cazador (fundamentalmente de hermanos y de osos drogados).

Fue uno de los españoles que mejor asimiló el cambio de moneda: su perfil queda igual de regio tanto en euros como en pesetas. Además, dando muestras de su gran magnanimidad, aceptó que su jeta no apareciera en los billetes en favor de simbólicos puentes.

Últimamente ha demostrado ser un perfecto analista político: anticipándose a la llegada del PP al Gobierno y por lo tanto a la muy probable  privatización de la sanidad y al casi seguro establecimiento del copago, ha pasado varias veces por el quirófano para reparar algunas cosillas (pulmón, rodilla y talón de aquiles). El resultado, viéndolo un tanto tambaleante por los actos oficiales, es cuanto menos discutible y francamente mejorable.

En su relación con los medios de comunicación tiene un poco de folclórica, de Guardiola y de Rajoy. Por partes:

De folclórica porque en los actos oficiales aprovecha la presencia de la prensa para hacer comentarios jocosos y simpáticos, demostrando así su afabilidad y simpatía hacia el pueblo que tanto le quiere y al que tanto debe. Acostumbra a mostrar su sonrisa franca (¡dientes,dientes!) siempre que tiene oportunidad.

De Guardiola porque, además de no conceder entrevistas individuales, siempre da un toque trascendente a sus palabras, por superficial que se a el tema del que hable (Día de la Hispanidad, Pascua Militar, Premio Nacional de las Letras Españolas, inauguraciones varias, etc.). Además, por supuesto, de su humildad y educación  que hacen de él el yerno que toda suegra desearía tener. También está cartoniano.

De Rajoy porque tiene su misma afición a la lectura cuando se dirige a los españoles a través de la televisión. Lo lee absolutamente todo. En 2012 se podría hacer una magnífica campaña de fomento de la lectura entre escolares protagonizada por el Jefe del Estado y el Jefe de Gobierno. Además, al igual que Rajoy, considera que lee tan bien y que lo deja todo tan claro que no admite preguntas de los periodistas.

Si por algo es envidiado el Rey es por su extraordinario fondo de armario: impecables trajes hechos a medida, uniformes militares de todos los cuerpos (tierra, mar y aire), polos y bermudas,… Hay que reconocer que a nadie le queda tan bien ese polo blanco con ribetes de la bandera española en cuello y mangas. Últimamente destaca por los complementos: bota ortopédica, muleta y gafas de sol.

La verdad es que la imagen actual del Rey oscila entre la de un venerable anciano, renqueante y con problemas de movilidad; y la de un adolescente conflictivo con esas horribles gafas de sol y la cara marcada por un golpe en ojo y nariz. Una mezcla entre monarca soberano y lating king.

La monarquía española de hoy: entre la tradición y la modernidad. Eso dicen. Yo creo que sólo es tradición. Y mi opinión sobre la tradición es…

Mi opinión sobre la tradición da para otro post. Al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: