la crisis ha terminado… y nosotros sin enterarnos

Está claro que a la gente le gusta hablar y escribir. Supongo que a esta misma gente le gusta que le escuchen y que le lean. Por esa razón considero que se debe ser muy cuidadoso con lo que se dice y con lo que se escribe. Sobre todo si se ocupa un cargo de representatividad en una institución económica muy importante.

Me refiero a unas declaraciones de Manuel Teruel, a la sazón presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza y Presidente del Consejo Superior de Cámaras de España. Por lo tanto un alto representante del empresariado aragonés y español. En la presentación del Informe Económico de Aragón 2010 elaborado por las Cámaras de Comercio e Industria y Caja Inmaculada (CAI) ha asegurado que “la crisis económica ha terminado“. El entrecomillado es el del titular del Heraldo de Aragón.

Desde luego es un titular llamativo, aunque dudo mucho de la verosimilitud de semejante afirmación. Esta mañana, cuando el señor Teruel ha hecho estas declaraciones, en España seguía habiendo más de cuatro millones y medio de parados, con una tasa de desempleo del 21%, un millón y medio de hogares con todos sus miembros en paro, pensiones congeladas, recortes en sanidad y educación, un sistema de cajas de ahorro que se ha convertido en un sumidero de dinero público, una economía estancada, una permanente sensación de angustia en la bolsa, desahucios diarios por no poder hacer frente al pago de la hipoteca, niveles de morosidad disparados,… No soy economista, pero creo que estas circunstancias distan mucho de definir una situación de fin de la crisis económica.

Después del golazo por la escuadra que supone haber constatado el fin de la crisis económica, vuelve a despejar al patadón manifestando que la crisis económica ha sido también “una crisis de valores“, y que por lo tanto la culpa la tenemos todos, hasta “el padre de familia que esperó a vender su piso a que subiesen los precios para comprarse uno más grande“. De nuevo la táctica de poner en marcha el ventilador.

Concluye con un propósito de enmienda, ya que afirma que “debemos volver a la cultural del esfuerzo“. En su caso no estaría de más que hiciera el esfuerzo de pensar las cosas antes de decirlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: