servicios sociales, educación, sanidad y el chocolate del loro

El pasado domingo el diario Público publicaba, valga la redundancia, una extensa entrevista con la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi. Me han parecido relevantes algunas respuestas por lo que dice, otras por lo que insinúa, otras por lo que dice sin decir, otras por lo que no dice.

Le preguntan por el Eje 16, una red ferroviaria que debería pasar por Aragón, y por la cual se reunió con José Blanco, junto a Cospedal, Aguirre y Monago. Responde que “el ministro nos manifestó que lo iba a defender en Europa. Aunque los cierto es que tenemos indicios que no apuntan a que sea lo prioritario“. Preguntada por esos indicios responde que “percepción personal“. Pues hombre, fundamentar unos indicios respecto a una infraestructura importantísima para Aragón, en una mera percepción personal resulta un poco pobre ¿no?

Otro tema espinoso en Aragón es el trasvase del Ebro. Preguntada por ello responde tajante que reitera “lo que dice la oferta electoral del PP en 2008, que no contemplaba el trasvase del Ebro. El programa marco de las elecciones del 22-M “. E intuye, porque no está aprobado aún, que “el de ahora irá en la misma dirección tampoco”. Habrá que esperar, pero teniendo en cuenta el poder de influencia a nivel nacional del PP murciano, y sobre todo del PP valenciano, favorables a este trasvase, habrá que ver cómo manejan este tema en el caso de que el PP gane las próximas elecciones, y si no habrá que recordarle a la presidenta en el futuro su actual afirmación.

Más respuestas tranquilizadoras. Ante la pregunta de si se esperan medidas drásticas, responde concisa que “no hace falta”. No específica si su concepto de medidas drásticas es el mismo que el pueda tener la ciudadanía. En cualquier caso los recortes, afirma, no serán ni en servicios sociales ni en educación, y es aquí donde en mi opinión, aparecen las manifestaciones más sugerentes.

En cuanto a los servicios sociales responde que es una “convencida de que la Administración tiene que garantizar la prestación de los servicios públicos pero también la calidad. Es cierto que acudiremos a la colaboración público-privada”. Bendito lenguaje: no es privatización, es colaboración público-privada.

Respecto a la educación, sin querer valorar las ocurrencias de Aguirre (no sé por qué), nos presenta su definición de educación pública: “toda la que esté financiada por fondos públicos, otra cosa es que se gestione directamente o a través de conciertos. Y yo ahí soy una acendrada defensora de la libertad y de la calidad. Traducción: si desaparecen todos los colegios públicos, y todos lo colegios son concertados, según su definición, la educación no dejaría de ser pública. Miedito.

Otro detalle, tanto en servicios sociales como en educación, es su empeño en equiparar libertad y calidad con gestión privada, frente a la gestión pública se sobreentiende que de menor calidad y por lo tanto reducido su papel a simple financiador de los servicios pero no a su gestión y control, que queda en manos de empresas privadas.

En cuanto a la sanidad, al parecer es partidaria de la medicina preventiva, ya que se pone la venda antes de la herida. Al menos en lo que se refiere a posibles huelgas contra Rajoy, que “alguna puede que haya“, pero por culpa de Zapatero, por supuesto, y los huelguistas tendrán que “explicar muy bien por qué lo hacen después de que hayamos asistido a la legislatura, la de Zapatero, de mayores recortes sociales que ha habido nunca en España“. Y es que la maldad de los sindicalistas y los perroflautas solo es superior a su antipatriotismo. También es partidaria de la medicina paliativa,… de la que te mete el palo, vamos. ¿Por qué? Pues porque “el sistema requiere una inyección de recursos“. ¿Alguien ha oído copago?

Apartado de impuestos. Pregunta concreta para responder sí o no: ¿Cobrará el Impuesto de Patrimonio? Respuesta igual de concreta: “Me parece que los socialistas han ido dando bandazos buscando un poco a la desesperada determinados votos. El decreto ley entrará en vigor, pero vamos a ver qué decisiones toma respecto a ello el próximo Gobierno“. ¿Eso es un sí? ¿Eso es un no?

El problema es que, tal y como plantea Rudi: ¿Qué es un impuesto para ricos y quiénes son los ricos? ¿Y cuánto supone de recaudación? Pues mujer, presidenta, por poco que sea, al menos tendremos para el chocolate del loro, que como bien dice usted “son muchos loros comiendo mucho chocolate y que si al final todo va sumando conseguiremos rebajar décimas“.

Diga que sí, mujer, que será un chocolate público para un loro concertado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: