los políticos tienen cara

Mucho se habla en los últimos meses de los mercados. Los mercados como causantes de la crisis económica mundial, los mercados como responsables de la debilidad de los gobiernos, los mercados como (únicos) beneficiarios de las medidas anticrisis. Ellos, los mercados, en tercera persona del plural, impersonales. No sabemos quiénes son los mercados.

Además, los mercados no confían en los políticos. En eso nos parecemos los ciudadanos y los mercados. Las personas y los impersonales tenemos algo en común: no confiamos en los políticos. Ellos, los políticos, en tercera persona del plural. Pero no son impersonales. Sabemos quiénes son los políticos.

Los políticos tienen cara. Es cierto que algunos políticos tienen mucha cara. Pero lo sabemos. Los conocemos. Les vemos las caras en la prensa y en la televisión. Se ríen (de nosotros) y les seguimos votando. Síndrome de Estocolmo general.

Pero no todos son así. No pueden ser todos así. Seguramente a los políticos que no tienen cara (en el mal sentido de la palabra), tampoco se la ponemos porque no salen en los medios de comunicación. Pero están allí. Habrá que buscarlos y confiar en ellos. En menos de tres meses tenemos la oportunidad de hacer un ejercicio de búsqueda.

Si no confiamos en los políticos, en los buenos políticos, ¿en quién confiar? ¿En dios? Eso si que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: